Macetas de cristal

Macetas de cristal

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Macetas de cristal:la guía Westwing

Elegantes y atractivas. Las macetas de cristal tienen mucho éxito en el mundo de la jardinería ya que permiten disponer de una visión de toda la planta. Desde sus raíces hasta las hojas. Las flores quedan completamente desnudas ante nuestros ojos y podemos apreciar aún más su belleza. Existen opciones interesantes más allá de las típicas macetas de terracota o plástico opacas. Disfruta de esta nueva perspectiva, ¡es tendencia!

Si no sabes muy bien qué ventajas te ofrece el cristal respecto al resto de materiales, toma buena nota porque nuestros expertos en Westwing te cuentan a continuación algunos trucos para que saques máximo partido a tus macetas de cristal. ¡Déjate inspirar!

MACETAS DE CRISTAL: TUS PLANTAS A LA VISTA

Una de las principales virtudes es que las macetas son completamente transparentes. No hay ningún tipo de adorno. Es precisamente esta sencillez lo que le da valor ya que así, tus plantas lucen todo su esplendor.

Hay un sinfín de formas disponibles de macetas de cristal pero las más comunes son las redondas o cuadradas. Los modelos más modernos están construidos como si fueran auténticas obras de arte. Estos objetos los podrás utilizar como elementos decorativos si los colocas en una estantería de tu salón.

No obstante, para escoger unas macetas de cristal no solo hay que tener en cuenta la estética. Ante todo, no todas las plantas pueden vivir en este tipo de macetas, ya que el cristal retiene mucho la humedad. Tendrás que ser muy cuidadosa a la hora de regar tus plantas y fijarte bien en el agua que necesita. Las orquídeas, por ejemplo, son perfectas para ir en macetas de cristal.

También tendrás que evitar que la luz del sol vaya directamente a tus macetas de cristal. Hay plantas que son delicadas y no toleran muy bien los rayos ultravioleta.

MACETAS DE CRISTAL PARA PLANTAS AROMÁTICAS

¿Quieres tener a mano tus hierbas aromáticas? Crea tu propio jardín interior en tu cocina. Hazte con algunas macetas de cristal y coloca en ellas menta, orégano, romero, cilantro, albahaca,… las que más te gusten o bien, las que utilices más a menudo para cocinar. Coloca una barra de acero inoxidable y cuelga con un gancho los diferentes botecitos.

De este modo, siempre tendrás a mano tus condimentos para aderezar tus mejores platos. Además, alegrarás tu cocina y conseguirás que el olor de tus plantas aromáticas se impregne en tu cocina.

¿Te gusta esta idea? Regístrate en Westwing y tendrás acceso a un sinfín de consejos en decoración.