maceteros de mimbre

maceteros de mimbre

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

maceteros de mimbre:la guía Westwing

Natural, fresco y elegante. El mimbre es un material muy utilizado en toda zona mediterránea. No hay casa que se resista a sus encantos. Además, se presenta en múltiples objetos ya sea en forma de cestos o canastos o bien, en muebles, sillas o estanterías. Sus aplicaciones no tienen límites. De hecho, el mimbre, ¡está más de moda que nunca! Apúntate a la última tendencia y hazte con unos maceteros de mimbre.

En Westwing nos encanta que vistas a la última tu casa y que descubras ideas originales para decorar tus rincones favoritos. Unos maceteros de mimbre darán un aire veraniego a tu terraza y jardín. ¡Sigue leyendo!

MACETEROS DE MIMBRE, LOOK RÚSTICO

Si te apassiona el verano y quieres guardar un trocito de frescura dentro de tu casa, no pueden faltar unos maceteros de mimbre en tu salón. Quizás creas que este material está diseñado solo para espacios exteriores pero nada más lejos de la realidad. Desde hace ya muchísimos años que el mimbre se ha apoderado también de los interiores de las casas campestres.

Estos maceteros convertirán en agradable y acogedor cualquier rincón. Además, el mimbre combina de maravilla con muebles de madera ya que su color neutro aporta una dosis extra de versatilidad.

Existen muchos tamaños y formas distintos de maceteros de mimbre y, aunque sus diseños se han renovado, han sabido mantener esa esencia tradicional con un aire más actual.

JARDINES COLGANTES CON MACETEROS DE MIMBRE

¿Te gustaría disponer de un pequeño jardín pero tu terraza es de reducidas dimensiones? ¡Tenemos la solución! Te proponemos que te hagas con tres maceteros de mimbre cuadrados o rectangulares y cuatro cuerdas. Coge un macetero e introduce una cuerda en cada esquina y haz un nudo en su base. Repite el mismo procedimiento para los otros tres costados.

Para colocar el siguiente macetero, repite esta operación pero antes comprueba bien la altura donde quieres situar el segundo tiesto. Por último, tendrás que aplicar el mismo proceso para colocar el tercer macetero. Una vez tengas los tres maceteros de mimbre atados, coge los cuatro cabos de cuerda, haz un nudo y ya lo puedes colgar a la pared. ¡Aquí tienes tu pequeño jardín colgante!

Los maceteros de mimbre son ideales porque son ligeros y no pesan, pero tendrás que evaluar el peso que tendrán que soportar las cuerdas para asegurarte que, una vez colgado, no caerá. Por eso, te recomendamos que lo hagas con maceteros de mimbre pequeños. ¡Pruébalo!

Si te gusta el mundo del DIY, regístrate en Westwing y te explicamos un sinfín de trucos originales de decoración. ¡Inspírate!