Manteles cuadrados

Manteles cuadrados

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Manteles cuadrados:la guía Westwing

Los manteles cuadrados son la solución más apropiada para vestir mesas también cuadradas, aunque hay algunas excepciones, como veremos. En cuanto al estilo, nada cambia con respecto a los manteles rectangulares y circulares, aunque cada uno de estos formatos tiene sus propias particularidades.

En Westwing tenemos soluciones para todas las mesas, independientemente de su tamaño y sus dimensiones. Y los manteles cuadrados son una de ellas. Regístrate en nuestra página web y descubrirás una infinidad de modelos y propuestas, para todos los gustos y estilos.

Particularidades de los manteles cuadrados

Uno de los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta en relación a los manteles cuadrados son las medidas: para que un mantel cuadrado se adapte bien a una mesa, ésta debe tener un formato también perfectamente cuadrado, con todos los lados iguales, pues de lo contrario se produce un asimetría no deseada.

En algunos casos, también se puede situar un mantel cuadrado sobre una mesa redonda, pero en ese caso lo ideal es que su diámetro sea igual o ligeramente inferior que la longitud de los lados del mantel, pues si no quedaría una parte del tablero sin cubrir y el efecto es poco estético porque da sensación de descuido.

Detalles geniales con manteles cuadrados

Se podría pensar que los manteles cuadrados son demasiado rígidos y encorsetados por la perfección de sus dimensiones. Pero en realidad podemos llegar a sorprender con ellos si aplicamos algunas de estas ideas creativas:

  • Si situamos el mantel de forma centrada en el tablero, se producen en las esquinas dobleces perfectas que se pueden aprovechar para la decoración, con dibujos, fantasías o puntillas.
  • En mesas redondas: se pueden situar manteles cuadrados sobre otros redondos que lleguen hasta el suelo. Las esquinas de los cuadrados caen de manera perfecta y simétrica sobre los exteriores del mantel redondo. Lo ideal aquí es que ambos manteles combinen bien en cuanto a colores y a acabados.
  • Con los lados perpendiculares: estos manteles cuadrados se pueden disponer de tal modo que los lados no coincidan entre sí y que las esquinas del mantel queden colgantes en el centro de cada lado. Si se sitúan de manera bien encajada y si se aprovechan esas esquinas para jugar con la decoración, el resultado es también original.

Toma nota de los manteles cuadrados de Westwing: las ventas te sorprenderán con propuestas interesantes que ni se te pasaban por la cabeza.

Próximas campañas