Manteles naranjas

Manteles naranjas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Manteles naranjas:la guía Westwing

Los manteles naranjas pueden dar vida a muchos tipos de decoración. Vestir la mesa con este color suele ser un acierto y hay multitud de combinaciones posibles que darán personalidad a tu casa.

Es difícil resistirse a ese toque alegre, pero importante cuidar hasta el mínimo detalle para que quede bien. Para obtener las mejores ideas de decoración con manteles naranjas solo tienes que registrarte en Westwing y acceder a nuestra guía de estilo. ¡No te la pierdas!

Manteles naranjas: evocación étnica y cultural

El naranja es un color que transmite entusiasmo y creatividad. Posee un carácter estimulante y por eso hay que saber combinarlo muy bien, ya que es un color que en exceso puede resultar cargante. Los manteles naranjas se asocian a decoraciones de estilo étnico, recuerdan a la tierra, al sol poniente y a las plantas. También son perfectos para dar un toque de color en decoraciones contemporáneas. Incluso con el estampado adecuado, podemos colocar manteles naranjas en casas de estilos vintage e industrial.

Manteles naranjas: cómo combinarlos

El mantel es un producto que no falta en ninguna casa. Es decorativo y a la vez práctico. Y muchas veces permanece puesto aunque no estemos sentados a la mesa. Por eso es importante entender estos productos como elementos de decoración y no solo como un complemento práctico. Los colores con los que mejor combinan son el marrón chocolate y el arena. Esto hace que los manteles naranjas sean ideales para decoraciones de aires étnicos, ya sea con un toque africano, marroquí o incluso para dar color al estilo ibicenco. Por supuesto, no acaba ahí el uso de los manteles naranjas. Con los siguientes consejos les podréis sacar el mayor partido posible:

  • Con los manteles naranjas quedan genial las vajillas oscuras. Hacen contraste y, a la vez, contribuyen a paliar un poco su luminosidad.
  • Los manteles naranjas no tienen por qué ser de un color liso. Una idea es buscar uno (o hacerlo de patchwork) que combine en rayas anchas el naranja con, por ejemplo, verde caqui y amarillo tostado. Seguirá siendo un mantel alegre y a la vez elegante.
  • Y, si hablamos de jardín, no hay nada que dé más vida que un mantel naranja estampado con grandes flores. Hará de la mesa la protagonista.
  • Próximas campañas