Maquetas

Maquetas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Maquetas:la guía Westwing

Hay ciertos objetos que tienen la propiedad de, con solo mirarlos, traernos a la mente recuerdos y vivencias. Este es el caso de las maquetas: un tren, un avión o una casa de muñecas pueden transportarnos a nuestra más tierna infancia, a la aventura de convertirnos en intrépidos capitanes de navío y pilotos experimentados, a las historias que construíamos con el material de nuestra imaginación. Como padres, poder compartir esto con nuestros hijos es una de las mejores sensaciones.

En Westwing nos encantan las actividades que pueden realizarse en familia y que, además, ayudan a que los más pequeños de la casa se desarrollen y aprendan. Construir maquetas es un gran pasatiempo para niños y adultos; por si fuera poco, podemos convertirlas en verdaderos elementos decorativos que reflejen nuestros gustos e intereses. En nuestra tienda online encontrarás ideas e inspiración para animarte a llevar a cabo tus propias creaciones.

JUGUETES DE AYER Y DE HOY

Aunque pensemos en las maquetas como un juguete de nuestra infancia y, por tanto, relativamente moderno, la historia del modelismo se remonta al año 2000 a.C. Curiosamente, no se trataba de juguetes. Los egipcios ya construían maquetas de barcos de madera, que eran las máquinas más sofisticadas de la época; solían colocarse en tumbas para ayudar al difunto en su viaje al más allá. Cuanto más importante era la persona, más intrincadas y detalladas eran las maquetas. En el siglo XVII, los marineros de nuestro país y de Portugal solían construir maquetas de barcos, que luego dejaban en las iglesias para que les dieran buena suerte en sus viajes. En Reino Unido, las maquetas eran tan exactas y reflejaban tan fielmente los buques originales que dejarlas en manos enemigas se consideraba un acto de traición.

A finales del siglo XIX, se popularizaron las maquetas de trenes que, además, funcionaban con electricidad. La proeza de Charles Lindberg al convertirse en el primer piloto en sobrevolar el Atlántico en solitario y sin escalas provocó una auténtica fiebre del aeromodelismo: las maquetas de aviones se convirtieron en el juguete preferido de los niños. En los últimos años, los juegos de construcción que permiten crear tanto un objeto en concreto como reutilizar las piezas para otras creaciones han llevado las maquetas a una audiencia más joven. Las maquetas más modernas incluyen partes móviles y hasta ofrecen la posibilidad de conectar baterías o un motor.

MAQUETAS PARA DISFRUTAR EN FAMILIA

Construir maquetas es una actividad divertida que podemos disfrutar en familia, pero también una gran forma de que los niños aprendan y ejerciten sus habilidades. Lo ideal sería supervisarles y ayudarles con las partes más difíciles si son pequeños, pero procurando dejarles participar lo máximo posible y sin dar por hecho que no son lo suficientemente cuidadosos o que no pueden hacerlo.

El proceso de construcción de las maquetas les enseña a tener paciencia, a ser metódicos y a leer, entender y seguir unas instrucciones. A la hora de pintarlas, pueden darle rienda suelta a su creatividad y elegir los colores que prefieran. Las maquetas pueden servir también para enseñarles a utilizar ciertas herramientas; por último, y si son niños algo más mayores, podemos usarlas para explicarles acontecimientos históricos y algunos conceptos de mecánica o estructuras. Para que la actividad sea redonda, podemos acompañarla de una película; por ejemplo, si estamos construyendo maquetas del Titanic o del Orient Express.

MAQUETAS PARA DECORAR

Una vez hemos terminado nuestra maqueta, ¿qué mejor que colocarla en una estantería o sobre la tele? A los niños les encantará participar en la decoración, tanto si es del salón como de su propia habitación; para los adultos, es una forma más de dejar que el diseño de nuestra casa refleje nuestros gustos y nuestra personalidad. Una maqueta de un biplano o un dirigible pueden combinar con un salón de estilo vintage, mientras que las maquetas de edificios singulares son una magnífica idea para los más vanguardistas y modernos. La amplia oferta de modelos disponibles, la posibilidad de personalizar los colores y el orgullo que siempre resulta de crear algo con tus propias manos hace de las maquetas un pasatiempo genial y un elemento decorativo a tener en cuenta.

Próximas campañas