Máquina para hacer pasta

Máquina para hacer pasta

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Máquina para hacer pasta:la guía Westwing

¿Has probado la pasta fresca alguna vez? Si lo has hecho, sabes que se trata de una pasta con un sabor y textura distinta a la de la pasta seca. Es tan buena que solo añadir un poco de aceite es suficiente para disfrutar de ella. Si te gusta tanto como a nosotros, te recomendamos que compres un máquina para hacer pasta y la hagas tú mismo ¡notarás la diferencia!

Hacer pasta no es tan complicado como pueda parecer. Si tienes las herramientas adecuadas no toma más tiempo que la preparación de cualquier otro tipo de plato. Además con práctica lo harás cada vez mejor y más rápido.

Máquina para hacer pasta clásica

La típica máquina para hacer pasta está hecha de acero inoxidable. Suele tener dos rodillos a través de los cuales la pasta es estirada para posteriormente ser cortada con unas cuchillas en la forma deseada, como por ejemplo espaguettis o tallarines. La pasta es entonces secada ligeramente al aire para después ser cocinada en agua hirviendo, como haríamos con la pasta que compramos en el supermercado.

Normalmente compramos la máquina para hacer pasta básica y después añadimos distintos accesorios, según los necesitemos para fabricar tagliatelle, macarrones, raviolis o tortellinis.

Máquina eléctrica

Si te gusta fabricar tu propia pasta de manera habitual o tienes poco tiempo, te recomendamos que consideres comprar una máquina para hacer pasta eléctrica. Los rodillos giran automáticamente con ayuda de un motor eléctrico lo que te ahorra hacer esfuerzos. Con la máquina eléctrica solo tienes que introducir la masa de pasta por un lado y por el otro aparecerá tu pasta ¡cómo por arte de magia!

Algunas máquinas de pasta eléctricas de buena calidad y que podemos recomendar son Marcato, Imperia o Gefu.

Antes de dar forma a la pasta con nuestra máquina para hacer pasta, hay que hacer la masa. Ya que es necesario utilizar muy poca agua en la mezcla, solo las manos más fuertes –¡y expertas!- pueden amasarla durante el tiempo necesario. Para esto también podemos utilizar una máquina donde solo hay que introducir los ingredientes y dejar que trabaje la masa por nosotros. Para este tarea no sirve cualquier máquina de amasar, es importante que sea de calidad ya que muchas máquinas no pueden trabajar una masa tan dura como la masa para pasta.

Accesorios para la máquina para hacer pasta

Una vez te acostumbres a hacer la pasta tu mismo, te darás cuenta de todas las posibilidades que esto ofrece y querrás completar tu máquina para hacer pasta con otros accesorios. Un robot de cocina, por ejemplo es el mejor complemento.

Antes de dar forma a la pasta con nuestra máquina para hacer pasta, hay que hacer la masa. Ya que es necesario utilizar muy poca agua en la mezcla, solo las manos más fuertes –¡y expertas!- pueden amasarla durante el tiempo necesario. Para esto podemos utilizar un robot de cocina en el que solo habrá que introducir los ingredientes y dejar que trabaje la masa por nosotros. Para este tarea no sirve cualquier máquina o robot de cocina, es importante que sea de calidad ya que muchos no pueden trabajar una masa tan dura como la masa para pasta.

Además el robot de cocina nos puede servir para preparar también relleno para los raviolis o tortellinis y salsas para nuestra pasta, como por ejemplo pesto casero.

El segundo accesorio que podemos comprar para nuestra máquina para hacer pasta es un secador de pasta. Se trata de un utensilio de cocina donde podemos dejar secar los tallarines recién hechos de manera más fácil que si empezamos a buscar sitio en nuestra cocina para ellos. Es muy práctico y te darás cuenta en cuanto hagas pasta por primera vez.

Idea: una máquina para hacer pasta puede ser un regalo perfecto para cualquiera al que le guste cocinar o ¡le encante la pasta!

Próximas campañas