Marcapáginas

Marcapáginas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Marcapáginas:la guía Westwing

No hay nada mejor para antes de irse a la cama que sumirse en una buena lectura. Ya sea una novela romántica, de intriga, de historia o un ensayo, una lectura es ideal para despejarnos mientras vamos cogiendo el sueño y a la vez  culturizarnos. No obstante, pocos consiguen acabarse un libro de una vez, sino que este se convierte en nuestro compañero de mesa durante un tiempo. Para poder retomar nuestra interesante lectura tenemos productos como los marcapáginas.

En Westwing no nos podemos resistir a una entretenida lectura antes de irnos a la cama. Para que el estilo y la inspiración estén en todo momento presentes te proponemos una serie de ideas y consejos para marcapáginas. En nuestras campañas también podrás encontrar todo tipo de accesorios para disfrutar al máximo de tu novela preferida, tales como lámparas de lectura, estanterías y atriles.

¿QUÉ TIPOS DE MARCAPÁGINAS HAY?

Antes de escoger el marcapáginas que nos acompañará durante nuestra lectura, es importante conocer qué tipos diferentes hay disponibles para así saber cuál será el que mejor se adapte a nuestras necesidades. A continuación te explicamos algunos de los marcapáginas más originales y útiles:

  • Marcapáginas clásico: este separador de libros es el más común de todos. Este marcapáginas consiste en una cartulina, por lo general de forma rectangular, que es independiente y podemos colocar entre dos páginas mientras la parte superior sobresale del libro y nos muestra por dónde nos hemos quedado.
  • Marcapáginas medieval: los separalibros durante la Edad Media consistían en una ruedecita atada a una cuerda que además de marcar la página, podían señalar el párrafo que estábamos leyendo. Actualmente estos marcapáginas han caído en desuso y son más objetos de coleccionista.
  • Marcapáginas adhesivos: estos señaladores son de gran utilidad ya que se pueden pegar a la página y despegar con gran facilidad. De esta manera nos podemos asegurar que el marcapáginas no se sale del libro y podemos retomar nuestra lectura en cualquier momento.
  • Marcapáginas de cinta: este marcapáginas consiste en una cinta de tela que va atada a un extremo del libro y podemos colocarla entre dos páginas para señalar por dónde nos hemos quedado. La mayor ventaja de este separalibros es que, al ir atado al libro, nunca lo perderemos.
  • Marcapáginas magnético: estos separalibros, consistentes en dos láminas de cartón o cartulina con un imán en el lado interior, son también muy útiles. La fuerza de los imanes asegurará que siempre encontremos la página que estábamos leyendo.

Estos son solo algunos de los modelos de marcapáginas más comunes en el mercado. No obstante también puedes dar rienda suelta a tu imaginación y fabricar el marcapáginas que mejor se adapte a tu estilo y necesidades. Descubre en Westwing la mejor inspiración para el día a día.

Próximas campañas