En ocasiones especiales en las que tenemos algo que celebrar, no hay nada mejor que invitar a nuestros amigos y familiares a una comida o una cena en nuestra casa. Todos queremos ser los perfectos anfitriones, para que nuestros huéspedes se sientan como en su propia casa y debemos cuidar cada detalle para que dicho evento resulte inolvidable.

En Westwing creemos que no hace falta reservar una mesa en un restaurante elegante para celebrar con nuestros seres queridos un momento importante de nuestras vidas. Ya sea un cumpleaños o una cena de Navidad, cualquier ocasión es buena para sacar la vajilla buena y las copas de vino y servir una comida que ninguno de los presentes podrá olvidar. Déjese inspirar por los consejos de nuestros mejores expertos en decoración de interiores y prepare la cena perfecta para una gala. mesa de gala

Los elementos más importantes de la mesa de gala

  • La mesa: a la hora de preparar la mesa para nuestra ocasión especial, tenemos que tener en cuenta el número de invitados que van a asistir. La distancia ideal entre cada uno de los comensales debe oscilar entre 50 y 60 centímetros y también debemos considerar el inconveniente de las patas. Hoy en día la mesa se puede vestir de largo, de corto o incluso sin mantel. En este último caso, es preferible que la mesa sea de madera y se conserve en un buen estado.
  • El mantel: se trata de uno de los protagonistas de la mesa de gala. Para este tipo de ocasiones especiales elegiremos colores sencillos y no demasiado llamativos. Si no estamos seguros de qué color es el adecuado, optar por el blanco es siempre un acierto. Un truco para darle un toque más elegante es plancharlo una vez colocado sobre la mesa.
  • Las servilletas: deberán ser siempre de tela y la colocaremos plegada bien sobre el plato o a un lado del mismo, nunca enroscada, ni apoyada o dentro de la copa. Para su doblado optaremos por la sencillez: cuadrado, triángulo o rectangular. También tenemos que tener en cuenta que las servilletas deben de ir a juego con el mantel, lo que no significa necesariamente que tengan que ser del mismo color.
  • La cubertería: a la hora de poner los cubiertos tenemos dos opciones entre las que podemos elegir: por un lado, podemos ir colocando los cubiertos a medida que vayan siendo utilizados, quitando los que ya se han usado y reponiendo los que se vaya a utilizar después; por otro lado, podemos colocar todos los cubiertos necesarios en la mesa, desde fuera hacia dentro.
  • La cristalería: colocaremos en la mesa tantas copas como bebidas se vayan a servir. De izquierda a derecha, la primera será la del agua, la segunda la del vino rojo y la tercera la del vino blanco. Detrás de estas tres copas pondremos la de champán o cava.

mesa de gala

Menú para una mesa de gala

Si se trata de una comida, un menú de gala normalmente se compone de un entrante (consomé o ensalada), un primer plato (habitualmente pescado), un segundo plato (generalmente carne) y un postre. Sin embargo, si es por la noche, la cena suele ser más ligera y normalmente suele tratarse de un entrante y un pescado, que resulta de más fácil digestión. También hay un vino correspondiente para cada plato: jerez para el consomé, vino blanco con el pescado, vino tinto con la carne y champán o cava para los postres.

¡Conviértase en el perfecto anfitrión para una cena de gala inolvidable!

Estas ventas empiezan hoy

Próximas campañas