Muñecas

Muñecas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Muñecas:la guía Westwing

Las muñecas son bonitas, divertidas, y nos hacen recordar viejos tiempos en los que el único problema que teníamos era descubrir cómo divertirnos y pasarlo bien. Cualquier tiempo pasado si fue con muñecas, fue mejor. Las muñecas nos hacen soñar con un mundo nuevo en el que todo, absolutamente todo, es genial. Fantasía e ilusión, eso es lo que han sido las muñecas para muchas de nosotras.

¿Qué muñecas no han esperado a su príncipe azul o se han ido de compras con sus amigas? ¡Por supuesto que todas! Por no olvidar lo que nos gustaba vestir a nuestras muñecas y ponerlas guapas. Gustaban, o siguen gustando, porque las muñecas gustan a pequeñas y no tan pequeñas.


¿Qué muñeca quieres? ¿Una Nancy o una muñeca Barbie? Si las muñecas han seguido formando parte de tu hogar, o si las echas de menos, aquí te damos unos consejos para que elijas las más adecuadas. ¿Muñecas de trapo, plástico, o tal vez porcelana fina? Como casi siempre, la respuesta depende de la función que quieras dar a tus muñecas. Pero en cualquier caso, ten por seguro que ya sea como juguete o como elemento decorativo, ¡no puede haber palacio sin princesas!

Muñecas – parte de nuestra niñez

Ya de bien pequeñas las niñas tienen sus primeras muñecas, y ya desde esos primeros momentos se convirtieron en sus mejores amigas. ¿Quién no ha pasado las horas hablando con ellas cuando era pequeña? Todas hemos dejado volar la imaginación cuando jugábamos con nuestras muñecas, reproduciendo situaciones reales que veíamos día a día. Hacer la compra, ir al médico, cuidar a un bebé… sin duda, las muñecas nos han ayudado a hacernos mayores al darnos la oportunidad de representar dentro de su mundo de ficción. Accesorios como cambiadores de bebés, cunas, cocinas de muñecas… han hecho que vayamos creciendo y que sean algo más que un mero juguete. ¡Que levante la mano la que no  haya cambiado los pañales o dado el biberón a su muñeca!

También hay muñecas que tienen casa propia: con cocina, baño, decoración, estanterías, flores… Para que las más pequeñas, o no tan pequeñas, también tengan su propia casa y vayan inventando nuevas ideas de decoración.

Edad recomendada para las muñecas

Los padres a veces se preguntan qué es seguro para sus hijos, pero también quieren aportarles cosas que les incentiven y les hagan desarrollar su imaginación. Por ello, hay diferentes muñecas con accesorios y detalles y según estos serán más recomendadas para una edad u otra. Por ejemplo, una misma muñeca puede ser genial para una niña de diez años y un peligro para una de dos. Para las más pequeñas no hay nada como las muñecas de trapo, blanditas y que no pueden causarles ningún daño ni contaminación, ¡su diversión está asegurada!

Para niñas más mayores las muñecas de plástico son geniales, ¡resistirán hasta las horas de patio! Este tipo suele contar con más accesorios, por lo que las niñas serán de lo más creativas cuando jueguen con ellas y, además, podrán jugar con más niñas creando situaciones de la vida real y fomentando así la amistad y el jugar en equipo. Mientras más mayores sean las niñas y más complejas las muñecas, mejor: las muñecas que hablan serán perfectas para que las niñas más mayores vean en sus muñecas una amiga más que un juguete.

Muñecas – bellas durmientes

Para que las niñas sientan que sus muñecas son una más, nada como las muñecas que tienen unos ojos que simulan que están dormidas. Sus globos oculares tienen una forma que parece que se muevan, por tanto, cuando las niñas las acuesten a dormir, ¡parecerá que las muñecas duermen de verdad! Si la muñeca también tiene un pelo que se puede lavar, ¡todavía será más real!

Muñecas de porcelana

Para las más mayores, o para las que echamos de menos nuestras queridísimas muñecas, tenemos muñecas de porcelana: muy femeninas, hechas con fina porcelana blanca. La exquisitez de las muñecas de porcelana reside en el cuidado de los pequeños detalles, consiguiendo una cara muy expresiva como resultado. Normalmente, estas son mucho más caras y, por tanto, no son muy recomendables como juguete, pero eso sí, ¡quedarán estupendas como decoración! La porcelana es muy delicada, y normalmente este tipo de muñeca va vestida con ropa de seda u otras telas de alta calidad, ¡así que darán un toque ideal a tu espacio!

Algunos artistas de muñecas hacen muñecas para familiares y amigos con expresiones muy auténticas, imitando la cara del nuevo propietario. Estas muñecas nos remiten a la historia de las muñecas, cuando la clase pobre tenía muñecas de trapo, y las niñas ricas tenían finas muñecas de porcelana que, normalmente, eran heredadas de madres a hijas.

Sea cual sea el motivo por el que quieres una muñeca, sumérgete en un mundo mágico de hadas en el que el tiempo no existe, porque cualquier tiempo presente, ¡puedes hacerlo mejor! Y tú, ¿ya tienes muñecas?