Murales

Murales

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Murales:la guía Westwing

¿Te gusta colgar fotos en tus paredes?, ¿por qué no convertir tu pared en un gran mural? Los murales son instalaciones que ofrecen un gran número de posibilidades y pueden ser personalizados para que sean tan únicos como tú mismo. Hoy en día existen un gran número de posibilidades para hacer tu propio mural, solo tienes que elegir un motivo, elegir el tamaño y conseguir así un mural individualizado.

Cuando te parezca que a tus paredes -pintadas de blanco o de cualquier otro color vivo- les falta algo, es posible que decorar con murales sea la solución más adecuada.

 

Murales de los que enamorarse

Si tus vacaciones hace tiempo que pasaron, pero no puedes parar de acordarte de ellas y rememorarar los buenos momentos que viviste en aquella paradisíaca playa o en aquellos impresionantes paisajes, ahora es posible convertir los recuerdos de esos lugares en algo permanente. Crea murales a tu medida, con alguna de las fotos que tomaste durante esas vacaciones y transforma tu habitación en otro lugar.

Un mural seguirá siendo un elemento visual muy poderoso aunque no se trate de un mural personalizado. Existen a la venta una variedad suficiente de diseños para que la decisión sea complicada; una pradera llena de flores, unos caballos galopando, un atardecer con el mar de fondo, los picos nevados de una montaña, la silueta de una gran ciudad, un jardín… ¡como ves las posibilidades son infinitas! Y es precisamente por esta gran variedad que un mural puede ser colocado en cualquier habitación de la casa: el salón, la cocina, el cuarto de baño o la habitación de los niños.

Queda especialmente bonito cuando los murales de la cocina o del baño tiene un motivo que combina con la función de la estancia.

El lugar adecuado para tus murales

Gracias a la gran variedad de motivos e imágenes los murales pueden quedar bien en cualquier habitación, sin embargo, es importante considerar en que pared queremos colocarlos. En primer lugar, lo adecuado es colocarlo en una pared donde no haya mobiliario o, en caso de haberlo, que este sea mobiliario bajo. Otro punto a tener en cuenta es la iluminación de la pared donde queramos colocar los murales; es mejor que se trate de una pared bien iluminada, ya sea por luz natural o por luces artificiales. En el caso de imágenes con motivos individuales o modernos como, por ejemplo, un coche de carreras o el paisaje de una ciudad, queda especialmente bien si la luz se dirige al centro, jugando con las dimensiones y enfatizando el aspecto moderno.

Instala tus murales

Actualmente casi todos los murales son de papel no tejido, lo que facilita la colocación en comparación con las versiones que antes existían. Lo único que tienes que hacer es aplicar la pasta de papel a la pared y aplicar posteriormente las hojas que forman el mural, una a una.

Es muy importante alinear bien los bordes con un nivel para que no acabemos con un mural torcido en nuestra pared.

Murales auto-adhesivos

¡Aún más fácil! Existen murales que se pueden instalar rápidamente casi en cualquier superficie de la misma manera que pegarías una etiqueta. Al igual que al colocar cualquier otro tipo de mural, es importante asegurarnos de que lo estamos posicionando de manera correcta y nivelada.

Próximas campañas