Oficina

Oficina

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Oficina:la guía Westwing

Ya sea para el uso profesional o simplemente como la habitación para poner orden a nuestros documentos,  la oficina es una habitación cada vez más presente en todas las casas y apartamentos.

Las oficinas tienen unas funcionalidades y propiedades prácticas que saltan a la vista. ¿Quién quiere mezclar los asuntos serios con el placer? La oficina es el sitio ideal para encontrar el lugar adecuado para los temas que requieren un orden especial.


En los tiempos actuales, el trabajo desde casa es una tendencia que va en aumento. Conjuntamente con el crecimiento de Internet y el número de empresas que trabajan a través de la red, ha aumentado el número de personas que se llevan el trabajo a casa. Los archivos, papeles, documentos bancarios y demás documentos importantes necesitan un orden, asimismo no son muy bonitos visualmente, por lo que tenerlos en otra habitación no ayuda a su look general. El hábitat natural para los documentos es la oficina, de hecho, allí quedan bien.

Por otra parte, la oficina nos ofrece un lugar específico para trabajar, un espacio que nos proporciona nada más entrar la sensación de que allí se puede trabajar. Como todos sabemos, cada habitación de la casa nos transmite algo, en el dormitorio nos relajamos, en el salón pasamos nuestro tiempo de ocio, la cocina nos incita a tomar algo, y la oficina nos motiva a trabajar. Por este motivo, es importante disponer de una oficina en nuestra casa, las tareas bien hechas requieren de espacios para hacerlas. Imagínate haciendo cualquier trabajo o los clásicos papeleos del banco o declaraciones de la renta en la cocina, o en el salón con la familia viendo la tele, seguro que te despistas, pierdes tiempo y al final no optimizas la tarea como lo hubieras hecho en la oficina. ¡Pon un orden en tu vida!

¿Cuáles son los muebles de oficina?

Como muebles de oficina son útiles todos aquellos muebles caracterizados por su capacidad para guardar, archivar o clasificar todo tipo de carpetas, papeles y documentos. Para ello hay multitud de posibilidades, estanterías, archivadores o tablones de notas. Cualquier idea es válida, siempre y cuando respete el look típico de las oficinas.

Otra de las piezas que no puede faltar en ninguna oficina es el escritorio, siempre acompañado por su silla o sillón de oficina a juego. Todo en la oficina está pensado para su comodidad y su rendimiento en el trabajo. Encuentra todo rápidamente, siéntate cómodo, y trabaja con el espacio necesario.

Combina todas las piezas y crea tu oficina ideal, tienes multitud de posibilidades de distribución y de almacenaje. Piensa que los muebles de oficina están ahí para ayudarte, así que elígelos según tus necesidades. Y, obviamente, no te olvides de la parte psicológica, crea una atmósfera que te resulte agradable y motivadora para trabajar a gusto.

¿Qué muebles de oficina ofrecen mejor espacio de almacenaje?

Para elegir un buen mueble de oficina que pretenda dar un buen almacenaje y organización debemos tener en cuenta una serie de detalles. Un aspecto importante debe ser la presencia de estantes, que sean resistentes y aguanten el peso de todos los libros, carpetas y demás objetos voluminosos que queramos guardar. Gracias a los estantes de los muebles de oficina, estos objetos quedarán siempre a mano, como una especie de biblioteca especializada en documentación. Otras características a tener en cuenta son el espacio de la habitación y la altura de la persona que va a trabajar allí. No es muy práctico elegir estanterías que queden tan altas que tengamos que subirnos a una silla para coger lo que necesitemos.

Otra parte importante de la que deben disponer los muebles de oficina son las cajoneras. Las cajoneras aquí tienen que adaptarse a los usos de la oficina. Tienen que ser los suficientemente grandes para poder dejar lo que queramos sin que se estropee. Hay varias opciones, podemos elegir cajoneras con archivadores incorporados para tener acceso a nuestros documentos de forma muy rápida y organizada, o podemos elegirlas simples, para dejar allí todo el material típico de la oficina: grapadoras, tijeras, libretas, etc. Hay cajoneras de diferentes tamaños para que podamos organizarnos a nuestro modo personal.

Para los escritorios, es recomendable tener en cuenta el espacio en el que vamos a trabajar, dónde pondremos nuestro ordenador, dónde escribiremos o qué queremos tener sobre la mesa. La sensación de comodidad es importante, por eso se recomienda una buena planificación del espacio, los escritorios son capaces de albergar muchas cosas al mismo tiempo.

Por otra parte, existen accesorios que pueden ayudar a organizar nuestro material de oficina. Cada uno tiene ciertos objetos que utiliza más comúnmente, por lo que estar abriendo todo el tiempo el cajón resulta un poco incómodo. Existen portalápices para tener a mano el material de escribir más utilizado, existen archivadores pequeños que se pueden situar encima del escritorio y hasta soportes para situar el monitor o el portátil a diferente altura.

Como siempre, no olvides que todo está disponible en mil diseños, colores y formas, la funcionalidad con estilo es doblemente útil, ¡elige los muebles que más te convengan y al mismo tiempo los que más te gusten!

Siéntate cómodo en tu oficina

El sitio donde vamos a pasar la mayor parte del tiempo en nuestra oficina será el escritorio y su silla o sillón de oficina correspondiente. Para elegir los muebles ideales debemos pensar en nuestra rutina diaria, ya que no van a requerir del mismo escritorio o del mismo asiento una persona que trabaja desde casa que alguien que utiliza la oficina un rato cada día. Según nuestras necesidades y comportamientos vamos a elegir los elementos adecuados. Si realmente vas a pasar mucho tiempo en la oficina, es conveniente que elijas una silla con respaldo ergonómico, ya que son famosos los dolores de espalda en la gente que pasa muchas horas en la silla. Si te mueves mucho, preocúpate de que la silla disponga de movilidad, que sea giratoria o que tenga ruedas incorporadas; evidentemente fíjate en tu altura y en la altura del escritorio, la postura correcta es muy importante. Otras características que puedes elegir a gusto personal son la incorporación de reposabrazos, reposacabezas, o incluso el acolchado.

Si te encuentras en el caso de que utilizas la oficina ocasionalmente, para hacer papeleos específicos o para utilizar el ordenador, existen modelos más simples. Estos son sillas más pequeñas, con las funcionalidades específicas que queramos.

En cualquier caso, la ambientación es personalizable, una vez encontremos nuestro espacio ideal para sentarnos, podemos centrarnos más en la iluminación, en los colores o en los materiales que más nos inspiren. Todos los pequeños detalles forman parte de la comodidad general.

La funcionalidad no lo es todo – crea y decora tu oficina

Como hemos ido apuntando hasta el momento, la funcionalidad es la tarea principal de toda oficina, pero, no lo es todo. La decoración nos proporciona la atmósfera adecuada que se transforma en motivación, y finalmente es igualmente importante para nuestro bienestar y la calidad de nuestro trabajo. Hay que tener esto en cuenta también si solemos recibir visitas en la oficina.

Sobre los suelos, las paredes, ventanas y demás componentes de la habitación, estos admiten muchas variantes. Hay disponibles cortinas específicas, murales para las paredes, alfombras y moquetas, marcos para fotos, floreros y todo tipo de accesorios decorativos que mejorarán el ambiente en tu oficina.

Preocúpate de que la habitación que has seleccionado tenga el espacio suficiente para poder albergar todos los muebles, o simplemente que ese espacio te haga sentir cómodo. Para mejorar la calidad de nuestra oficina se pueden poner sofás, o mesas auxiliares, que son ideales para descansar, o reunirnos con otras personas para hablar de trabajo, y, ¿por qué no? también para situar una máquina de café y disfrutar de los descansos, tanto en solitario como en compañía.

La oficina tiene un propósito original, pero eso no la priva de poder darle diseños personalizados según nuestros hobbies o aficiones. Recuerda que un lugar de trabajo agradable produce un trabajo mejor. Entonces, ¿por qué no poner alguno de esos detalles que nos sacan una sonrisa? Pon cuadros que te motiven, incluye algún muñeco gracioso en tu escritorio, pon fotos de tus seres queridos o posters con mensajes motivadores.

Cuando realmente necesitas muy poco la oficina, puedes transformarla también en una habitación mixta y combinarla con otra que también utilices escasamente. Por ejemplo, un recibidor de invitados, una sala de lectura o una biblioteca pueden combinarse perfectamente con la oficina y matar así dos pájaros de un tiro. Aprovecha esta combinación para utilizar otro tipo de mobiliario o crear nuevas decoraciones, es tu casa y es tu estilo, ¡las posibilidades son infinitas y solo dependen de ti!