Panera antigua

Panera antigua

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Panera antigua:la guía Westwing

Si necesitas un toque especial para tu casa, tu cocina o tu mesa, no lo dudes: una panera antigua puede ser lo que estás buscando. No solo se trata de un complemento decorativo lleno de encanto, sino que también es muy práctica. La panera mantendrá los alimentos frescos durante más tiempo: es el lugar perfecto para almacenar pan, bollería y galletas.

Aunque tu cocina sea de última generación, si te apetece incluir una panera antigua, adelante: hoy día, la mezcla de artículos antiguos y modernos está de moda en decoración. Además, estos artículos rompen un poco la frialdad de las superficies contemporáneas de acero o cristal, y de los muebles lacados y de alto brillo. A continuación, en Westwing te contamos qué tipo de paneras antiguas tienes a tu alcance y cómo integrarlas en la decoración.

¿QUÉ PANERA ANTIGUA PUEDO ESCOGER?

Bajo el nombre “panera antigua” se engloban muchos conceptos. En general, el término se refiere a los contenedores de pan de hace años o inspirados en la estética de décadas pasadas. Dentro de esta definición encontramos los siguientes artículos:

  • Paneras retro: una panera antigua de los años 50, 60, 70 o incluso 80 es en realidad una panera retro. Hay modelos preciosos fabricados en plástico de colores vivos: rojo, rosa, verde… También tienes modelos muy evocadores con estampados a cuadros, clásicos de los ochenta.
  • Paneras de madera: las paneras de madera con puerta de persiana son todo un clásico. Quedan preciosas en cualquier cocina, y la madera permite respirar a los alimentos, así como conservar su humedad.
  • Paneras de mimbre: cualquier pequeño recipiente de mimbre de hace años vestido con un paño estampado se puede convertir en una encantadora panera antigua. Si además rematas el paño con un borde de ganchillo, tu panera llamará la atención.

CÓMO RECUPERAR UNA PANERA ANTIGUA

Como te contábamos, una panera antigua de madera puede ser una pieza muy atractiva. Sin embargo, el paso de los años suele estropear las superficies de madera… Te damos una serie de claves para que recuperes tu panera y que brille de nuevo con todo su esplendor.

  • Limpia la superficie de tu panera antigua con un jabón desengrasante apto para uso alimentario. Vaporiza el producto, deja que actúe durante 10 minutos y frota bien con un estropajo y agua jabonosa. Aclara perfectamente y deja secar. También puedes limpiar la grasa con una limpiadora a vapor.
  • Lija la madera en el sentido de la veta para igualar el color. Insiste en las zonas donde veas manchas o desperfectos. Si la panera está rota, encola las partes con cola blanca y deja secar bajo presión.
  • Sobre la madera limpia, aplica dos manos de aceite de girasol para nutrirla y proteger la superficie. Deja que la primera mano se absorba antes de aplicar la segunda. Por último, coloca en la base un paño de algodón o una blonda de papel.

Tu cocina parecerá otra con una preciosa panera antigua, y el pan se mantendrá mucho más fresco y tierno. ¡Regístrate en Westwing para ver todas las opciones que tienes a tu alcance para equipar tu cocina!