Papel pintado turquesa

Papel pintado turquesa

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Papel pintado turquesa:la guía Westwing

El turquesa es un color intenso y llamativo que nos recuerda al azul del cielo o del mar y nos transmite calma y tranquilidad, a la vez que vida y frescura. Por ello, se ha convertido en un must para muchos a la hora de decorar sus casas. Unas cortinas, unos cojines o unas paredes forradas de un bonito papel pintado turquesa darán un toque de alegría a cualquier dormitorio o sala.

Actualmente, hay tantos tipos de papeles pintados, que no sabrás por cuál decidirte. Podrás encontrar papel pintado turquesa de efecto degradado, jaspeado, con ondas, de flores, de lunares… La clave reside en no mezclar distintos efectos o texturas. Si eliges un rollo de papel liso, podrás introducir elementos decorativos, como cabeceros, cojines o jarrones, con relieves o dibujos, mientras que si introduces un papel pintado con formas u otros detalles, será más conveniente elegir muebles y accesorios lisos.

TRUCOS PARA DECORAR UNA HABITACIÓN CON PAPEL PINTADO TURQUESA

Los expertos en decoración de Westwing te ofrecen algunos trucos para que combines todo tipo de accesorios o elementos de decoración en una habitación con papel pintado turquesa:

papel pintado turquesa

  • Un color intenso como el turquesa, combinará a la perfección con muebles de madera blancos o madera clara.
  • Sin dejar de utilizar el blanco, te proponemos decorar un salón con papel pintado turquesa con sofás de cuero blanco que podrás complementar con cojines turquesas con algún tipo de estampado (rayas, zigzag, flores, etc).
  • Otra combinación de colores que da muy buen resultado es el turquesa y el plata. Encontrarás una amplia gama de papel pintado turquesa que contenga detalles en plata.

DIY: RENUEVA UN APARADOR O ARMARIO DE COCINA ANTIGUO CON PAPEL PINTADO TURQUESA

Te proponemos un DIY para darle un aspecto totalmente nuevo a un mueble de cocina o comedor en el que guardar tu vajilla. De esta manera, podrás aprovechar los restos de papel pintado turquesa que te hayan sobrado al empapelar las paredes.

Verás que con unos simples pasos harás que tu viejo armario esté irreconocible:

Lija y limpia tanto el exterior como el interior del armario.

  • Extrae las baldas del interior: te ayudará a la hora de colocar el papel pintado.
  • Esparce cola por la superficie de las baldas con la ayuda de una brocha. A continuación, pega el trozo de papel que habrás recortado previamente del tamaño de la balda. Después, forra el interior del armario con el papel pintado turquesa.
  • Pinta el exterior del mueble con pintura blanca y da una capa de barniz transparente para proteger tanto la pintura exterior como el papel pintado turquesa del interior del mueble.

El resultado será una bonita estantería para colocar tu vajilla, ¡totalmente distinta a la que tenías y súper económica!

Si quieres leer más consejos de decoración o trucos DIY como este, no dejes de visitar Westwing.