Pared japonesa

Pared japonesa

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Pared japonesa:la guía Westwing

La decoración inspirada en los ambientes orientales es tendencia desde hace años. La pasión por el minimalismo que se despertó en los años 90 trajo a nuestras casas este estilo, que ha ido adaptándose a las modas año tras año. Una pared japonesa puede convertir tu salón o tu dormitorio en un espacio relajante y contemporáneo, de la forma más sencilla y con resultados infalibles.

Habitualmente, una pared japonesa da mucho protagonismo al color. Los tonos blancos, negros, rojos y turquesas son estupendas elecciones, sobre todo si los combinamos con zonas doradas. Ypara vestir habitaciones con paredes japonesas, escoge muebles lacados y cuadros de inspiración oriental. Estas y otras propuestas te las desvelamos a continuación: no te pierdas este artículo de Westwing.

CÓMO PINTAR UNA PARED JAPONESA

En primer lugar, la pared que vayas a decorar debe estar en buen estado. Si hay pintura desprendida, grietas o agujeros, lija la superficie y rellena con pasta tapagrietas. Lija la pasta una vez seca: ya puedes empezar a pintar tu pared japonesa. Antes, aplica una mano de fijador de látex o selladora acrílica con rodillo y espera 24 horas.

Una buena idea para decorar una pared japonesa es pintarla de blanco y colgar un panel japonés del techo en uno de los lados. Busca prints evocadores que remitan al País del Sol Naciente: juncos, ideogramas, orquídeas… Tras pintar la pared japonesa de color blanco, pinta una franja vertical negra ligeramente descentrada hacia el lado donde no vayas a colocar el panel. Esta franja aportará un punto de equilibrio y un toque de estética zen a la pared.

PAREDES JAPONESAS: OPCIONES DECORATIVAS

Una pared japonesa no tiene por qué ser blanca. Si eres valientey te gusta el glamour, prueba también estas ideas:

  • Pared dorada: pinta toda la pared con una pintura plástica dorada de buena calidad. Aplica dos manos con rodillo, dejando secar entre ellas. El resto de las paredes, mejor déjalas en blanco. Frente a la pared, coloca una consola o una mesita lacada en negro y pon encima un jarrón blanco estilizado de tipo minimalista, con una orquídea blanca. ¡Perfecto!
  • Pared turquesa: anímate a incluir este precioso color en tu pared japonesa. Puedes utilizar una pintura decorativa con efecto difuminado, y luego aplicarle una cera especial que hará que la pared parezca lacada. Coloca un jarrón de suelo alto y mete en él varas secas de bambú grueso.
  • Pared con stickers: una simple pared blanca se convertirá en una pared japonesa si pintas en su parte superior un rectángulo rojo y la decoras con stickers (vinilos autoadhesivos) de ideogramas japoneses, cruzando el rectángulo en sentido vertical.

Inspírate en estas propuestas para añadir una pared japonesa en el recibidor, el salón o en algún dormitorio de tu casa. En Westwing encontrarás también muebles y complementos de estilo oriental, perfectos para decorar el ambiente. ¡Inscríbete gratis!