Paredes correderas

Paredes correderas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Paredes correderas:la guía Westwing

Cada vez sentimos más la necesidad de aprovechamiento del espacio. Nos gusta sentir la amplitud de las estancias y, para ello, debemos eliminar las barreras físicas que solemos encontrar en la mayoría de las viviendas. Una solución que ofrece un resultado soberbio son las paredes correderas. Este elemento funcional te permite multiplicar la capacidad de una habitación y añadir potencial a la decoración.

Hoy en día, puedes encontrar paredes correderas muy sofisticadas de madera, aluminio, cristal… Multitud de posibilidades que podrás integrar en tu casa para optimizar y crear espacios más versátiles y dinámicos. ¿Necesitas ideas? En Westwing te ayudamos, ¡sigue leyendo!

DIVISIONES INNOVADORAS

Tradicionalmente las divisiones de una vivienda en las diferentes habitaciones se realizaba de manera exclusiva mediante tabiques de ladrillo. Sin embargo, este concepto está cambiando. Las casas más modernas tienden a prescindir de este tipo de pared rígida y eterna y optan por sistemas separadores como las paredes correderas. Gracias a esta idea innovadora se gana luz, espacio y calidad de paso, lo que aporta un valor incalculable a las estancias.

Pero, ¿ cómo podemos integrar las paredes correderas en nuestra casa?

  • Salón y comedor: puedes crear dos ambientes independientes o comunicarlos en función de tus necesidades. Si en una de las estancias no tienes mucha luminosidad, opta por paredes correderas que permitan el paso de luz natural.
  • Cocina, salón y comedor: crea un ambiente totalmente diáfano o logra tres dependencias individuales. Estas paredes correderas son ideales para apartamentos pequeños.
  • Dormitorio y baño: te permite optimizar el espacio de ambas habitaciones y mantener la discreción.
  • Suite multifuncional: si dispones de un dormitorio amplio, puedes crear, por ejemplo, un despacho o zona de lectura dividiéndolo con unas elegantes paredes correderas.

CONTINUIDAD VISUAL

Una de las características por excelencia de las paredes correderas es que permiten la libre circulación en todos los sentidos entre dos espacios y una continuidad visual envidiable. Se trata, por tanto, de un sistema de separación reversible ya que en un momento dado podemos cerrar o abrir en función de las circunstancias.

Podemos elegir paredes correderas que vayan empotradas en los tabiques o con una instalación exterior. La ventaja de las primeras es que están totalmente integradas y se optimiza el espacio al completo. Sin embargo, las segundas permiten una instalación sin obra, por lo que pueden resultar más económicas.

Las paredes correderas no son exclusivas del hogar, también puedes incorporarlas en oficinas, locales, salas de juntas… Para cualquier zona en la que necesites crear reversibilidad, espacio o intimidad.

Regístrate en Westwing y sigue la guía de estilo, ¡te enamorará!