Persianas

Persianas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Persianas:la guía Westwing

No hay nada mejor que dormir y comer a gusto, y para lo primero, si queremos tener un sueño profundo y despertarnos cuando queramos, necesitamos unas persianas que eviten que entre la luz del sol por la mañana y nos despierte, además, también nos aislarán del ruido. Las persianas envuelven la habitación en la oscuridad: justo lo que necesitamos para no interrumpir el sueño.

En España hace buen tiempo, es algo que todo sabemos, y por ello el sol suele brillar la mayoría de meses. Es por este motivo por el que en España contamos con persianas en todos, o casi todos, los hogares. En cambio, si viajamos y nos vamos más arriba de los Pirineos, nos habremos dado cuenta de que las persianas no son muy frecuentes en el resto de países. ¡Por eso siempre las echamos de menos cuando nos vamos de viaje o pasamos una temporada fuera!

Inicios

Ya en los tiempos de la Roma antigua los romanos utilizaban una especie de contraventanas en las ventanas, sin duda, estas fueron las precursoras de las persianas que tenemos hoy en día. Gracias a las persianas, podemos dormir tranquilamente, y podemos conseguir un poco de intimidad durante el día en nuestras habitaciones si así lo queremos. A partir del siglo XVIII las persianas conquistaron Francia, y fueron apareciendo nuevas versiones como la persiana enrollada, hasta llegar a la típica persiana que tenemos hoy en todos los hogares españoles.

Persianas para la luz, el calor y el ruido

Las persianas hacen mucho más que protegernos del sol y darnos intimidad: son las protectoras de la casa ya que aíslan la casa del calor y del ruido que hay fuera. Pero no solo sirven para aislarnos del calor, también lo hacen del frío: sirven como protección térmica lo que hace que ahorremos a final de mes ya que utilizamos menos energía. ¡La casa se mantiene más caliente con las persianas en invierno! Además, para ser exactos, nos aísla del ruido exterior hasta 10 decibelios.

En verano conseguimos mantener las habitaciones frescas gracias a las persianas, eso sí, las de plástico, si están al sol, nunca deben de bajarse del todo ya que así circulará el aire y no se producirán deformaciones en nuestras persianas.

Poner y arreglar persianas

Normalmente cuando compramos una vivienda ya tiene persianas en las distintas habitaciones. Si queremos cambiarlas , poner unas más modernas y automáticas por ejemplo, o se nos estropean y necesitamos unas nuevas, lo mejor es que llames a un experto y te pondrá tus persianas en un momento. Este servicio suele tener un precio no muy elevado, por lo que es mejor recurrir a ellos, ¡y evitarse complicaciones!

Las persianas pueden estar hechas de diferentes materiales, plástico o metal, por ejemplo. Por lo que dependiendo de los materiales, los precios serán unos u otros, a la vez que sus posibilidades: por ejemplo, el metal es mejor como aislante térmico. Las persianas más finas son más ligeras y más baratas, mientras que las más gruesas son más estables y caras: al ser más gruesas, aíslan más del calor y el ruido, por este motivo son más caras. ¡Nos protegen más!

Si tenemos una casa con estilo rústico podemos optar por persianas de madera: estilo natural y elegante. Estas persianas son muy habituales en los edificios de época y en los que siguen el Art Noveau. Están hechas de un material natural por lo que con un poco de pintura o barniz harán brillar tu espacio.

Alternativas a las persianas

Aunque la mayoría de casas en España cuentan con persianas, hay algunas que no, o tal vez nos gusta ser originales y volvernos un poco más europeos, ¡la mayoría de países de Europa no tiene persianas! Ponerlas resulta más caro y requiere más tiempo que otras alternativas, ¡así que aquí te damos unas ideas por si no quieres persianas!

Las cortinas y los estores son geniales para proteger la habitación del sol, darle más oscuridad y proporcionar más intimidad. Son otra forma de proteger nuestras paredes de los rayos del sol, eso sí, como aislante térmico, no funcionan tan bien como las persianas. Si se trata de una habitación que da al exterior, puedes poner una cortina o un estor en la habitación y un toldo en tu exterior. ¡Así tendréis el sol super controlado! Conseguirás que la luz no sea algo excesivo cuando lo necesites. Un consejo, si quieres regular la iluminación, puedes optar por estores con tiras.

Sea cual sea tu opción, estamos seguros que con estas ideas tendrás el frío, el calor y el ruido bajo control. ¡A disfrutar!

Próximas campañas