Piel

Piel

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Piel:la guía Westwing

¿Tus zapatos favoritos, tu cartera o tu sofá son de piel? Puedes sentirte afortunado de tener estas piezas de tan alta calidad, pero ¿realmente sabes de qué están hechas? ¿Es mejor la piel artificial? Preguntas y más preguntas.

La piel tal como la vemos en nuestros muebles y accesorios viene de la piel real de los animales, es tratada con sustancias químicas especiales que la cuidan del paso del tiempo y le dan el color bronceado que la caracteriza.

¿Qué tipos de piel podemos encontrar?

Los tipos de pieles más comunes son las de cabra, vaca u oveja. Estas son las más utilizadas para la fabricación de todo tipo de muebles de piel, aunque no son los únicos. La naturaleza y el origen del animal determinan su calidad y, por supuesto, su precio.

Dado el origen natural de la piel, suele resultar un producto bastante caro, pero sin duda, el precio vale la pena. Los sofás de piel, por ejemplo, tienen un tacto muy agradable, y con el paso de los años no harán más que mejorar sus condiciones. Y este es otro de los puntos fuertes de los objetos hechos de piel, el paso del tiempo deja de ser un problema para transformarse en una virtud.

Pieles sintéticas

La piel sintética o artificial es un material que refleja las propiedades, tanto visuales como táctiles, de la piel natural. La diferencia más importante es su origen artificial, por lo que no se necesita ningún animal para conseguirla.

A primera vista resulta bastante difícil de distinguirla de la piel natural, pero solo a primera vista, ya que este producto artificial tiene propiedades muy diferentes. ¿Cómo distinguir una piel sintética de la real? Podríamos decir que a primera vista es casi imposible, por lo que es imprescindible comprobar su tacto. Al sentarte en un sofá de piel natural y en uno de piel sintética podrás notar la diferencia, además, la piel natural se calienta más rápido y no se pega con el calor. Por eso, si te sientas con pantalones cortos y notas que tus piernas se adhieren al sofá, podrás reconocer rápidamente que se trata de piel sintética.

Lo bueno de la piel sintética es que es un material mucho más económico, algo tan útil a la hora de adquirirlo como cuando necesita ser reparado o reemplazado. Asimismo, en las épocas más frías, los sofás de piel sintética son tan buenos como los de piel natural, por lo que puedes utilizar estos en otoño-invierno y otros más frescos como los sofás de mimbre para las épocas más calurosas, ¡con los sofás de piel sintética la variedad es posible!

Accesorios de piel

Estos accesorios son muy resistentes, tanto a su uso como al paso del tiempo. Todos conocemos los zapatos, bolsos o cinturones de piel natural, seguramente en casa tengamos algunos de hace mucho tiempo y seguramente se conservan muchísimo mejor que otros accesorios con el mismo tiempo.

Uno de los puntos más importantes de estos accesorios de piel es la calidad que los atesora, no es lo mismo tener un bolso de piel, por ejemplo, que uno de cualquier otro material. Con los accesorios de piel siempre podrás presumir de una gran elección.

Las propiedades de la piel

La piel es un material natural y muy versátil, se puede usar para producir muchos productos diferentes y siempre garantizan calidad y una durabilidad excelente. Estas son, en resumen, las propiedades que mejor definen un material, cuya elección es casi inmejorable.

Otro de los puntos fuertes de la piel natural es su transpirabilidad, aspecto muy importante en cualquier tipo de sofá. Asimismo, aunque el concepto de transpirabilidad nos pueda llevar a pensar lo contrario, la piel natural, al mismo tiempo es un material prácticamente impermeable. Transpirabilidad e impermeabilidad en un mismo sofá, esto suena a incompatible, con los sofás de piel natural esto es posible, y es uno de los motivos de su alta calidad.

Tacto agradable, resistencia, durabilidad, transpirabilidad e impermeabilidad, si creías que no se le podría pedir más estás equivocado. La piel natural es uno de los materiales de más calidad, y sus propiedades no terminan aquí. Los muebles de piel constituyen una superficie más fácil de lavar. Este tipo de muebles son además muy resistentes a la luz y a los roces.

Todas estas propiedades, junto al tacto único y a una suavidad y comodidad que ningún otro material puede ofrecer, hacen de la piel el rey de los materiales.

Consejos para el cuidado

Al igual que cualquier otro material, la piel necesita de sus cuidados y limpieza cada cierto tiempo. Con la piel, hay que seguir el cuidado adecuado, y con ello la podremos preservar durante mucho tiempo. Cada tipo requiere de unos cuidados especiales, cuidados que también dependerán de la edad o del uso diario al que se vea expuesto.

Los zapatos de piel generalmente tienen un brillo especial, que para mantenerlo, debemos de frotarle los productos de betún dependiendo de la piel y el color para que no se echen a perder. Y no solo esto, muchas veces es importante comprobar el olor antes de comprarlo, y es que cada piel viene de un animal y ha pasado por unos cuidados diferentes, y a veces el olor que desprenden puede ser muy fuerte. Este aspecto debe tenerse especialmente en cuenta cuando se trate de asientos o chaquetas, ya que la exposición al olor del material va a ser más notable y no resultará tan sencillo pasarlo por alto.

Infórmate de antemano de las propiedades del tipo de piel que vayas a elegir, los objetos de piel son muy bonitos y durarán mucho tiempo, pero para ello tendrás que elegir los que más te gusten y cuidarlos. Estos objetos te acompañarán durante mucho tiempo, ¡disfruta del rey de los materiales!

Próximas campañas