Piscinas hinchables

Piscinas hinchables

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Piscinas hinchables:la guía Westwing

Llega el buen tiempo y todos querríamos poder estar tumbados bajo una sombrilla en la playa. Desgraciadamente las vacaciones son cortas y muchos ni si quiera tienen la posibilidad de pisar la playa todos los veranos. ¿Cómo podemos trasladar esa sensación a nuestra propia casa? ¡Con una piscina! Pero, ¿y si no tenemos espacio o presupuesto necesario? En este caso, las piscinas hinchables son nuestra mejor opción. Si además tenemos niños en casa, sus tres meses de vacaciones se hacen interminables. A veces ya no sabemos dónde llevarlos y no todos los días queremos -o podemos- pasarlos en la piscina. No lo dudes, si este verano te toca quedarte en la ciudad, hazte con una piscina hinchable. ¡Le darás mucho uso!


Las piscinas hinchables son el tipo de piscinas más sencillo que podemos encontrar en el mercado. No poseen una estructura que las mantenga en pie -como otro tipo de piscinas pre-fabricadas- pero esta característica las hace mucho más fáciles de instalar y cambiar de sitio. Se trata de piscinas de material plástico que solo necesitan ser hinchadas con una bomba de aire y llenadas de agua para ser utilizadas.

Su capacidad es algo inferior a otro tipo de piscinas pero siguen siendo una solución ideal para espacios pequeños y sobre todo si tenemos niños. En este tipo de piscinas el agua cubre menos, minimizando la posibilidad de accidentes. Sin embargo es muy importante que no dejemos a nuestros pequeños solos cuando se bañen en ellas, aunque el agua solo cubra unos pocos centímetros cuando están sentados, si se caen o se tumban, podría existir peligro.

Piscinas hinchables – ventajas

Es cierto que una piscina hinchable no es exactamente lo mismo que una piscina de obra pero aún así estas presentan una serie de ventajas que no debemos pasar por alto. Algunas de ellas son:

  1. Fácil instalación: una piscina hinchable puede ser instalada en minutos. Se trata simplemente de sacarla de la caja e inflarla con la bomba (que puede o no estar incluída). ¡Más fácil imposible!
  2. Adaptables a cualquier espacio: la posible desventaja de su pequeños tamaño, puede ser también visto como una de sus mayores ventajas. No necesitas tener un gran jardín o espacio exterior para disfrutar de una piscina hinchable, ¡caben en cualquier sitio!
  3. Económicas: existen en el mercado una gran variedad de piscinas hinchables, de distintos tamaños y precios. Lo mejor es que ninguna de ella suele superar los cincuenta o cien euros y las puedes encontrar por mucho menos dinero.

Como ves, las piscinas hinchables son la mejor opción si quieres darte un chapuzón sin salir de tu propio jardín o terraza. ¡Disfruta del buen tiempo!

Próximas campañas