Afilador

AbridorAccesorios para gin tonicAccesorios para quesos
Afilador
Batidor plegableBiberón para salsaBol mezcladorBolero para frutasBolsa para legumbresCampana para quesosCatavinosCazoCentrifugador de lechugaColadorCortadoresCreperaCubiertos de postreCuscuseraDescorazonador de fresasDescorazonador de manzanasDescorazonador de tomatesDispensador de especiasEmbudoEmbudo con filtroEncimerasEnfriador de vasosEnsaladeraEscurrecubiertosEscurridorEscurridor salvamantelesEspátula cuadradaEspátula cucharaEspátula limpiadoraEspátula para pescadoEspátula perforadaEspátula ranuradaEspátula redondaEspumaderaEspumadera caladaEstuche de tablas de cortarEstufasExprimidor de limonesFotografía vintageFruteroGofrerasGrasera de carneGrasera de cocinaGrasera de pescadoHerramientasHumidificadorInodoroIslas de cocinaJarra medidoraJarra mezcladoraJarra termoJuegos de caféJuegos de téManga pasteleraManoplaMantelesMantelesMáquina para croquetasMáquinas de coserMartillo de carneMedidor de espaguetisMezclador de aliñoMezclador sazonadorMini mandolinaMolde para empanadillasMolde para lasañaMolde para panMolde para piruletasMolde para pizzaMolde para sticksMoldes para bombonesMoldes para cupcakesMoldes para hielosMoldes para quesosMolinillo de nuez moscadaMolinillo de salMolinillo eléctricoMolinillo para sésamoMultiabridorOlla de barroOrganizador de cubiertos de bambúOrganizador de cubiertos de maderaOrganizador de cubiertos de plásticoOrganizador de cubiertos grandeOrganizador de téPajitasPaneraPaños de cocinaPasapurésPeladorPelador de aguacatesPelador de tomatesPelador de verdurasPicador de ajoPicadoraPie de tartaPiedra de afilarPimenteroPincel de cocinaPinza para albóndigasPinzas de cocinaPinzas para hieloPinzas para pastaPipeta para asadosPortaservilletasPrensa patatasProductos de limpiezaPulverizador de vinagreQueseraQuitaescamasRadio de cocinaRalladorRallador con depósitoRallador de cítricosRallador de cuatro carasRallador de nuez moscadaRallador desmontableRallador finoRallador gruesoRallador multiusosRecogemigasSalSaleroSalero con tapaSeparador de yemasServidor de tartaServilletasServilleterosSistemas de almacenajeSpray de aceiteSpray de cítricosTabla de cortarTabla para panTabla para pizzaTamizTapa para microondasTextiles de cocinaVaso medidor
Afilador

Contenido

  • La figura del afilador en España
  • Afiladores para tu casa

Lo primero en lo que pensamos cuando escuchamos la palabra afilador es en el oficio tradicional de los hombres que recorren las ciudades y pueblos con su bicicleta o moto acompañados de su característico silbido afilando cuchillos. Sin embargo, también se trata de un producto que podemos utilizar para afilar los cuchillos de nuestra casa nosotros mismos.

En Westwing sabemos lo incómodo que es cortar los alimentos como verduras o carne con un cuchillo que no está suficientemente afilado. Por esta razón, en nuestra página web podrás encontrar afiladores tanto manuales como eléctricos para que los cuchillos y las tijeras de tu casa corten de maravilla.

La figura del afilador en España

Afilador


Como hemos mencionado anteriormente, el afilador es un oficio tradicional con mucha historia. Sobre todo en los pueblos de nuestro país, los afiladores constituían una parte importante de la sociedad, ya que los cuchillos perdían el filo debido al reiterado uso de los mismos. Por esta razón, en vez de comprar cuchillos nuevos, se recurría a los afiladores para devolverles su filo.

En algunas comunidades como Castilla La Mancha, Andalucía y Galicia consideran el oficio del afilador patrimonio cultural y por esta razón se han aprobado varias leyes de artesanía con intención de conservar este tipo de trabajos. Además, también podemos apreciar la influencia de los afiladores en obras de arte como El afilador de Francisco de Goya.

Afiladores para tu casa


Hoy en día el oficio de afilador se está perdiendo debido al avance de las nuevas tecnologías, como el uso del láser para afilar cuchillos y también por la cultura del consumo, ya que muchas veces desechamos productos para comprar unos nuevos en vez de intentar arreglarlos.

El tipo de afilador más común para la casa es el afilador eléctrico. Tanto para uso personal como profesional, este tipo de afilador es el más eficaz a la hora de devolverle el filo a nuestros cuchillos desgastados.  Muchos de estos afiladores no solo sirven para afilar cuchillos y tijeras sino que también incorporan otras funciones como las de abrelatas, por ejemplo. Una de las principales ventajas de los afiladores para la casa es que tienen un tamaño compacto, por lo que no ocupan demasiado espacio en nuestra cocina.

No lo dudes y hazte con este pequeño electrodoméstico para tu cocina. Afila todos tus cuchillos y sorprende a tus invitados con una comida especial elaborada por ti mismo. ¡Manos a la obra!