31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

Alfombras lavables

Contenido

  • Las ventajas de las alfombras lavables
  • Tipos de materiales de las alfombras lavables
  • Si estás buscando una alfombra para el cuarto de los peques…
  • Alfombras lavables: todos los estilos

Vestir los suelos con alfombras resulta práctico y decorativo a la vez, peeero… a menudo nos preocupa su limpieza. Es una pieza textil que aguanta trote y, a veces, una simple pasada de aspiradora no es suficiente. Las alfombras lavables son la solución.

Alfombras lavables

Las ventajas de las alfombras lavables

Te podemos dar varios motivos de peso por los cuales escoger una alfombra lavable. Sus propiedades hacen que ganen por goleada a las tradicionales, sobre todo en cuartos infantiles:

  1. Valen para cualquier estancia de la casa. Las hay de todos los tamaños y estilos, para que se adapten del salón-comedor a la habitación de los niños o zonas de paso.
  2. Son fáciles de limpiar: ¡a la lavadora y punto! O con fregona. Depende del material.
  3. ¡Ahorrarás tiempo y dinero! Te puedes olvidar de llevarlas a la tintorería, con la incomodidad y desembolso que eso supone.
  4. Se acabó el miedo a las alfombras de color claro.
  5. Son muy recomendables para casas donde hay niños, mascotas y personas alérgicas al polvo, pelo y ácaros.
  6. Aptas incluso para exteriores.

Tipos de materiales de las alfombras lavables

Las podemos clasificar en dos grupos, según el método de lavado. De todas formas, será su material de fabricación el que determinará un tipo de lavado u otro.

Alfombras lavables con fregona

Alfombras vinílicas: son las más fáciles de limpiar, gracias a estar realizadas en vinilo, un material impermeable sobre el que podrás pasar la fregona o un paño húmedo con agua y jabón neutro y ¡listo!

Alfombras de polipropileno: se trata de la misma materia prima que las alfombras de vinilo, solo que su trenzado se realiza con hilo fino que da como resultado alfombras similares a las convencionales de lana o algodón o fibras como el coco y el yute. Estas son impermeables, pero no estancas, es decir que el agua pasa a través aunque no se empapa. Se limpian también con fregona o esponja, aunque un poco más secas que en el caso anterior.

Alfombras de bambú: realizadas con fibras naturales, no suelen acumular mucho polvo. Solo tendrás que pasar la aspiradora un par de veces por semana y si quieres una limpieza más a fondo, basta con pasarles un paño húmedo o una fregona, eso sí, bien escurrida para que no se empape.

Alfombras lavables

Alfombras lavables a máquina

Alfombras de algodón: suelen estar hechas a mano con algodón natural y tintes libres de tóxicos. Suaves, seguras y prácticas, al ser ligeras, puedes moverlas de un lado a otro con facilidad.

Alfombras recicladas: sostenibles, residuo cero y respetuosas con el medio ambiente, estas alfombras se realizan con algodón natural sin teñir a partir de restos de alfombras de algodón triturados, hilados y reciclados.

Alfombras de lana lavables: son menos comunes que las de algodón, pero año a año se mejoran sus prestaciones, empleando fibras de lana natural para confeccionar alfombras que poseen la calidez de la lana y la facilidad de limpieza de las de algodón. Mételas en la lavadora con un programa especial para prendas de lana. ¡Toda una revolución!

Si estás buscando una alfombra para el cuarto de los peques…

No lo dudes, opta por una alfombra lavable para dejar de sufrir por las irremediables manchas de pintura o zumo que se derrama “sin querer”. Las alfombras infantiles lavables aportan una gran facilidad de limpieza y mantenimiento, indispensable cuando se trata del cuarto de los peques o zonas de paso de la casa.

Además, colocar una alfombra en su habitación de juegos es más que recomendable para ofrecerles una superficie cálida, mullida, segura y confortable.

Alfombras lavables: todos los estilos

Si quieres dar vida a los suelos de la cocina, elige alfombras vinílicas con estampados geométricos o de mosaico. Si se ensucian, pasa la fregona y quedará como nueva.

Si deseas un aire más fresco y natural para tu salón, las alfombras de bambú son la alternativa perfecta.

Para otorgar alegría al cuarto de juegos, con una alfombra de algodón lavable darás en el clavo.

¡Hay una alfombra lavable para cada estilo!