Contenido

  • Las alfombras más utilizadas
  • Tipos de alfombras: ¿dónde colocarlas?

Elegir las alfombras que pondrás en casa, es una de las tareas más complicadas. Da igual que sea para la zona del salón, el recibidor, o el dormitorio. No importa la estancia. Lo que sí es clave, es que la alfombra que añadas sea acogedora, cálida y vaya en consonancia con el estilo de tu casa. Para elegir una alfombra y acertar es importante tener presente varios elementos: el diseño, el material y, por supuesto, las dimensiones. Para que te resulte más fácil, en Westwing te damos algunas claves para que puedas elegir tu alfombra favorita y no equivocarte en tu elección.

Las alfombras más utilizadas

Aunque hay muchos modelos de alfombras, se puede decir, que existen unas cuantas que no paras de ver por todas las casas. Este tipo de alfombras son las más comunes, y las que suelen gustar más. ¿Los motivos? Son alfombras que se integran bien con las medidas de otros muebles, y en algunos casos, por su diseño, rompen con la estética de la estancia y le dan un toque más original:

Alfombras redondas

Las alfombras redondas son uno de los tipos más utilizados. Se trata de alfombras que puedes encontrar en diferentes estancias de la casa. Aunque es cierto, que hay ciertas zonas, que por sus dimensiones, este tipo de alfombras queda mejor. Por ejemplo, en un recibidor. Son perfectas para la zona del recibidor, y le dan un aspecto más acogedor. Eso sí, dependiendo de las dimensiones del recibidor, tendrás que añadir un tipo de alfombra u otra.

Otro de los espacios donde se suelen ver alfombras redondas es en el comedor. Sobre todo, cuando la mesa del comedor es redonda. Para los expertos en decoración esto es clave a la hora de añadir una alfombra. Es decir, los muebles que sean redondos, -como en este caso la mesa del comedor-, siempre deben ir acompañados de alfombras redondas. Y al contrario. En el caso de que la mesa de comedor sea rectangular, la alfombra debe ser rectangular.

Alfombras cuadradas

Aunque no lo parezca, las alfombras cuadradas también son uno de los tipos más utilizados. Suelen ir en salones, o incluso en terrazas. Se añaden cuando tienes una mesa de centro pequeña, y no merece la pena incluir una alfombra grande como las rectangulares.

Alfombras rectangulares

Son una de las alfombras más deseadas para el salón. Las alfombras rectangulares visten el salón, y permiten que puedas ir más cómodo por esta zona de la casa.

Además, estas alfombras tienen otra función muy importante: delimitar espacios. Es una de las finalidades de las alfombras rectangulares, y casi de cualquier alfombra. Gracias a su diseño permiten diferenciar diferentes zonas sin tener que recurrir a tabiques, biombos, o muebles que añadan más volumen a las estancias.

Alfombras con forma de animal

Las alfombras con forma de animal son ideales para, por ejemplo, un loft. Son alfombras llenas de personalidad, carácter y sofisticación. Cuentan con un diseño irregular, y se suelen ver tanto en salones, rincones de lectura, vestidores, o recibidores. También existen algunos modelos muy originales para los más pequeños de la casa. Suelen ser opciones más infantiles, y en colores más claros.

Alfombras para el salon
Alfombras para el salon

Tipos de alfombras: ¿dónde colocarlas?

Usar bien las alfombras en casa es importante si quieres mantener una cierta armonía. Para que puedas incluir algunas de las alfombras que encontrarás en la selección de Westwing en casa, te enseñamos algunos consejos dependiendo de la estancia:

Alfombras de salón

Seguro que te habrás preguntado muchas veces: ¿cómo se pone la alfombra en el salón? ¿Y es mejor cuadrada o rectangular? Para acertar con la alfombra del salón, es clave conocer bien la colocación de los muebles. Esto será un indicador a la hora de organizar el salón y acertar con la elección de la alfombra.Por ejemplo, si el sofá sirve para delimitar zonas abiertas y está en medio de la estancia, es mejor escoger una alfombra grande.

Otro aspecto clave que te ayudará a saber qué tipo de alfombra elegir son las proporciones del salón. Si, por ejemplo, el espacio del salón es alargado, lo más recomendable es hacerse con una alfombra rectangular.

Alfombras de cocina

Las alfombras de cocina aportan calidez a la estancia, pero también son prácticas por varios motivos. El primero, y el más importante: evita resbalones. El segundo, permite proteger los suelos de la suciedad y las salpicaduras al cocinar. Una alfombra que cumpla con estos requisitos será la más idónea para la cocina. Una recomendación: apuesta por las alfombras de cocina vinílicas. Son fáciles de mantener, se limpian de forma rápida y, además, decoran.

Alfombras de baño

¿Son útiles las alfombras de baño? La respuesta es sí. Gracias a las alfombras de baño te evitarás algún que otro resbalón al salir de la ducha. Suelen ser alfombras pequeñas, antiadherentes, y fáciles de limpiar. Olvídate de añadir alfombras que no cumplan estos requisitos si quieres evitar más de un accidente.

Alfombras de exterior

El exterior es una de las zonas de la casa que más se disfruta tanto en invierno como en verano. Sin embargo, hay que cuidar los muebles y accesorios que se añaden en estos espacios al aire libre. Las alfombras son uno de los textiles que más sufre a la intemperie. Por eso, es recomendable que apuestes por alfombras de exterior adecuadas para esta zona: yute, sisal, coco…Por suerte hay muchas opciones, y la mayoría están esperándote en Westwing.

Alfombra para la habitación

En las habitaciones se puede incluir dos tipos de alfombras: pequeñas o grandes. Puedes incorporar una alfombra que cubra toda la cama, o dos alfombras pequeñas a cada lado de la cama, en el caso de que sea de matrimonio.  Como ves, dependerá mucho de tus gustos y del espacio del dormitorio.