Biberón para salsa

AbridorAccesorios para gin tonicAccesorios para quesosAfiladorBatidor plegable
Biberón para salsa
Bol mezcladorBolero para frutasBolsa para legumbresCampana para quesosCatavinosCazoCentrifugador de lechugaColadorCortadoresCreperaCubiertos de postreCuscuseraDescorazonador de fresasDescorazonador de manzanasDescorazonador de tomatesDispensador de especiasEmbudoEncimerasEnfriador de vasosEnsaladeraEscurridorEspátula cuadradaEspátula cucharaEspátula limpiadoraEspátula para pescadoEspátula perforadaEspátula ranuradaEspátula redondaEspumaderaEstuche de tablas de cortarExprimidor de limonesFruteroGofreraGrasera de carneGrasera de cocinaGrasera de pescadoIslas de cocinaJuegos de caféJuegos de téManga pasteleraManoplaManteleriaMantelesMáquina para croquetasMáquinas de coserMartillo de carneMedidor de espaguetisMezclador de aliñoMezclador sazonadorMini mandolinaMolde para lasañaMolde para piruletasMolde para pizzaMoldesMolinillo de nuez moscadaMolinillo de salMolinillo eléctricoMolinillo para sésamoMultiabridorOrganizador de cubiertos de bambúOrganizador de cubiertos de maderaOrganizador de cubiertos de plásticoOrganizador de cubiertos grandeOrganizador de téPajitasPaneraPaños de cocinaPasapurésPeladorPicadoraPie de tartaPiedra de afilarPimenteroPincel de cocinaPinza para albóndigasPinzas de cocinaPinzas para hieloPinzas para pastaPipeta para asadosPortaservilletasPrensa patatasProductos de limpiezaPulverizador de vinagreQueseraQuitaescamasRadio de cocinaRalladorRallador con depósitoRallador de cítricosRallador finoRallador gruesoRallador multiusosRecogemigasSalSaleroSalero con tapaSeparador de yemasServidor de tartaServilletasServilleterosSistemas de almacenajeSpray de aceiteSpray de cítricosTabla de cortarTabla para panTabla para pizzaTamizTapa para microondasTextiles de cocinaVaso medidor
biberón para salsa

Contenido

  • La dosis exacta
  • Algunos básicos para tu biberón para salsa

¿Qué sería de una lasaña sin una rica bechamel? ¿O de un buen entrecot sin una salsa a la pimienta? Las salsas son precisamente el elemento que dota a una receta de sabor y le da ese punto que la hace única. Con un biberón para salsa podrás añadir a tu plato justo la que necesitas.

En Westwing nos consideramos unos hedonistas que no nos perdemos la oportunidad de disfrutar una buena comida en la mejor compañía. Por ello en nuestras campañas ofrecemos todo lo necesario para disfrutar del arte culinario, como un biberón para salsa o un juego completo de cubiertos.

La dosis exacta


Más de una vez nos ha pasado que al querer verter un poco de salsa en el plato se nos ha volcado la saltera y nos hemos encontrado con una sopa improvisada. La salsa le da un toque necesario a la comida, pero siempre en su justa medida, ya que si no puede disfrazar por completo el sabor de la receta.

Un biberón está inspirado precisamente en los botes de salsa que comenzaron a surgir en Estados Unidos durante la fiebre de la comida rápida. Lo que primero era dominio exclusivo del kétchup y la mayonesa, pasó a albergar algunas de las salsas más finas de los libros de cocina. Si tienes uno puedes verter el condimento que con tanto cariño has preparado y ofrecérselo a tus invitados para que se sirvan a su gusto.

Su nombre procede de la similitud que guarda con un biberón para bebés. Un biberón para salsa es un bote de plástico alargado que sirve pequeñas dosis de salsa al apretar el tronco. Además, cuenta con un cierre especial que asegura que la salsa se conserve durante más tiempo manteniendo su sabor único.

Algunos básicos para tu biberón para salsa


Todo chef que se precie tiene su salsa estrella con la que poder lucirse. No obstante hay algunas salas esenciales que no pueden faltar en ningún momento en tu biberón para salsa.

  • Salsa de tomate: tanto para pasta, arroz, carne, pescado, etc. Un biberón para salsa de tomate no debe ser un extraño en tu frigorífico.
  • Bechamel: a esta rica salsa se le puede sacar mucho más partido que para lasañas. Pruébala con un filete asado de carne o pescado.
  • Alioli: este clásico de nuestro recetario que gusta tanto a foráneos como a autóctonos ofrece muchas más posibilidades de que las patatas asadas.


Cuélgate el gorro de maestro cocinero y sorprende a tus invitados con un biberón para salsa.