butaca mecedora

Contenido

  • Beneficios de las butacas mecedoras
  • ¿Dónde añadir una butaca mecedora?
  • ¿Cómo colocar una butaca mecedora?
  • Tipos de butacas mecedoras

Las butacas son sinónimo de relax y confort en casa. Se trata de un asiento compuesto por una estructura, patas y tapizado que puede convertirse en la pieza protagonista de cualquier espacio. Se puede usar en el salón, en el dormitorio, o incluso al aire libre. Una de las butacas que no puede faltar tanto en el salón, como en las habitaciones infantiles son las mecedoras. Las butacas mecedoras cuentan unas patas curvas, estilo balancín, que ayudan a relajarnos completamente. Descubre más sobre las butacas mecedoras y cómo añadirlas en tu casa.

Beneficios de las butacas mecedoras

Las butacas mecedoras cuentan con multitud de beneficios. Estos son algunos de los más conocidos:

  • Aumenta el bienestar, ya que libera endorfinas que elevan el buen humor.
  • Reduce notablemente la depresión y ansiedad.
  • Nutre y revitaliza las células del organismo y también mejora la circulación.
  • Aumenta el balance, lo que es muy útil para las personas mayores.
  • Mejora la musculatura, y ayuda a tonificar los músculos.
  • Calma los cólicos de los bebés, reduce su llanto y promueve el sueño.
  • Ayuda a relajar los músculos, reduce el nivel de estrés sobre la espalda generado por grandes esfuerzos.

¿Dónde añadir una butaca mecedora?

Las butacas mecedoras son muebles que se pueden incluir en multitud de estancias: desde una zona de trabajo, el salón o el dormitorio. Te aconsejamos cuáles son los tipos de butacas que mejor encajan en cada espacio.

  • En la zona de trabajo. En este espacio es recomendable buscar una butaca mecedora que sea bastante cómoda. Lo más habitual es que se utilice este tipo de asientos para descansar tras la jornada de trabajo. Por eso, es imprescindible que sean confortables. También que cuenten con algo de estilo, por si solemos tener reuniones.
  • En el salón. Las butacas mecedoras para el salón, son todo un acierto. Son piezas que brillan, y dan un aspecto muy original a estos espacios tan amplios. A todos los invitados les encantará sentarse en estas butacas.
  • En el dormitorio. Lo más común es ver las butacas mecedoras en habitaciones infantiles. Sobre todo, vemos estas butacas mecedoras en los dormitorios de los bebés. Cuando hay recién nacidos en casa, las butacas mecedoras no pueden faltar. Estas butacas les ayudan a conciliar el sueño, reducen sus problemas de cólicos, y permiten a las mamás una mejor postura durante el periodo de lactancia.
butaca mecedora

¿Cómo colocar una butaca mecedora?

Las butacas mecedoras son un clásico. Sin embargo, es importante colocarlas de forma adecuada. Estos son dos de los elementos fundamentales para acertar a la hora de colocar una butaca mecedora:

  • El espacio. Es importante que la butaca mecedora no choque contra la pared, y tampoco obstaculice el espacio.
  • El lugar. No es lo mismo una mecedora de interior, que de exterior. Dependiendo del espacio, varía también el acabado.

Tipos de butacas mecedoras

Existen diferentes tipos de butacas mecedoras dependiendo del material. Estas son algunas de las más populares:

  • Butacas de madera. Son las más habituales y clásicas. Destacan por ser unas butacas robustas, elegantes y de diseño. Solo están recomendadas para interiores.
  • Butacas de metal. Se trata de butacas con diseños más modernos y vanguardistas. Se trata de butacas ligeras y versátiles. Las butacas plegables suelen ser de metal.
  • Butacas de mimbre. Son las mejores butacas para establecer en terrazas por su resistencia a la intemperie.
  • Butacas de plástico. Se trata de butacas reservadas para el uso infantil. Cuentan con diseños originales, y muy divertidos.