butaca azul

En una casa elegante no debe faltar una butaca orejera, a juego con los sillones del salón o como pieza estrella de distintos rincones con encanto. ¿Te tienta la idea de adquirir una butaca de piel muy chic, orejera y en capitoné? Pues ¡date el gusto! Jamás pasará de moda.

Una confortable butaca orejera pertenece a esa maravillosa clase de muebles que puedes reinventar tantas veces como quieras, pues basta con cambiar su tapizado para que luzca como nueva. Inscríbete y participa del club de ventas privadas de Westwing, para acceder a piezas exclusivas e ideas espectaculares en decoración.

La comodidad de esta butaca

El diseño de una butaca orejera está orientado, claramente, a prodigar comodidad. Los emblemáticos brazos de estas butacas envuelven, literalmente, a quien busca el relax en su mullido asiento y su respaldo sin igual. Por eso debes salvaguardar a tu butaca de posibles adicciones, pues quien la prueba, la elige como asiento favorito.

No te extrañes si tu orejera se convierte en la butaca más deseada de la casa, y es disputada por toda la familia. Combina tus butacas orejeras con mesas auxiliares finas, de madera de alta calidad, como la de roble, caoba o palisandro. Puedes combinar la base de madera de la butaca del salón con la de las mesas, aparadores o vitrinas que concurran en el mismo espacio, para conseguir armonía visual y un estilo homogéneo. El aire sofisticado de una butaca orejera es fruto de su estirpe, pues estos muebles brillaron en la Inglaterra de Jorge III. Nunca han dejado de fabricarse.

butaca mecedora

Descubre el sitio acertado para tu butaca orejera

Puedes aportar la calidez de una butaca orejera a diversos ambientes. A continuación te daremos algunas ideas, pero anímate y descubre más alternativas en función de la arquitectura de tu casa.

  • Crea un rincón de lectura único con una butaca clásica revestida en piel color habano, un reposapies a juego, una lámpara de pie vintage y una consola con, al menos, un cajón. Te vendrá genial para guardar gafas, marcapáginas, servilletas y todos los elementos que quieras tener a mano mientras disfrutas de tu libro de turno.
  • Tu dormitorio aceptará encantado a una butaca orejera, que cumplirá la función de butaca descalzadora. Su estilo debe concertar con el de la cómoda, el sinfonier o el tocador.
  • Un recibidor espacioso quedará espectacular con dos sillones o butacas orejeras retro, en telas de alegres estampados florales. En medio coloca una mesilla redonda vintage de madera maciza, para colocar una lámpara, un jarrón o un florero antiguo.