cajoneras para armarios

Los cabeceros son piezas cómodas, versátiles y perfectas para añadir en cualquier dormitorio. Aunque los cabeceros tapizados son la opción más práctica, lo cierto es que también existen otros diseños. Los cabeceros con almacenaje son los mejores aliados para guardar de todo. Con poco más de 20 cm de fondo, podemos disfrutar de un cabecero que integre baldas, mesillas, e incluso hornacinas. Descubre todas las ventajas de los cabeceros con almacenaje y disfruta de esta pieza tan práctica.

Ventajas de contar con un cabecero con almacenaje

Los cabeceros con almacenaje cuentan con multitud de opciones. Estas son algunas de las ventajas de contar con cabeceros con almacenaje en la zona del dormitorio:

  • Permiten una mejor organización. Los cabeceros con almacenaje tienen la ventaja de que permiten albergar, en menos metros, más objetos. Así podremos tener mejor organizado la zona del dormitorio.
  • Prácticos y funcionales. Se trata de un tipo de cabecero muy práctico, y fácil de integrar tanto en dormitorios pequeños como de mayor tamaño.
  • Diferentes acabados. Otra de las ventajas de los cabeceros con almacenaje es que cuentan con multitud de diseños y acabados. Podemos contar con un cabecero de madera, como de pladur…
cabecero crema etnico

Tipos de cabeceros con almacenaje

Existen multitud de tipos de cabeceros con almacenaje. Dependiendo del estilo, y del espacio del que dispongamos en el dormitorio, apostaremos por una opción u otra:

  • Cabeceros a medida. Es un tipo de cabecero muy recurrido para aprovechar al máximo el espacio.
  • Cabecero con zapatero. En estos cabeceros podremos guardar todos los zapatos, sin problema. Es un tipo de cabecero con un espacio habilitado para guardar zapatos, o incluso otro tipo de objetos. Es importante contar con espacio en el dormitorio para incluir este tipo de cabeceros.
  • Cabeceros con módulo extraíble. Es un cabecero perfecto para los amantes del orden. Cerrado es un cabecero a modo de muro, y en la repisa se puede aprovechar para añadir detalles decorativos.
  • Cabecero con estantes y repisa. Este es un cabecero con montón de utilidades. Por un lado, sirve de cabecero y repisa; y por otro, se puede añadir en los estantes  cualquier objeto.
  • Cabecero con armarios y mesillas. Es uno de los cabeceros más completos. Es un cabecero todo en uno. En este tipo de cabeceros podemos alojar la cama, las mesillas con dos cajones, el cabecero, y en la zona más alta el armario.
  • Cabecero de pladur. Los cabeceros de pladur son un comodín perfecto para cualquier dormitorio. Pueden albergar tanto objetos decorativos como jarrones con flores. El mínimo recomendable es hacer una repisa de pladur con unos 15-20 cm de grosor.
  • Cabecero con almacenaje de madera. Es un cabecero muy cálido, y fácil de integrar en cualquier dormitorio.
  • Cabecero con mesillas y repisas móviles. Se trata de un tipo de cabecero perfecto para guardar objetos sin restar metros al dormitorio. Para proteger la madera de las mesillas, podemos aplicar un barniz o, por ejemplo, un fieltro.
  • Cabecero con armarios. Es el clásico cabecero con almacenaje, y uno de los más cómodos. Gracias a este tipo de cabeceros podemos guardar multitud de cosas: desde zapatos, accesorios, hasta ropa.