cabecero marrón

Contenido

  • ¿Por qué añadir un cabecero de cama en el dormitorio?
  • Cabeceros de lino: ligeros, elegantes y atemporales
  • Cómo hacer paso a paso un cabecero de lino

Los cabeceros de cama son piezas indispensables para contar con un buen descanso. También son un elemento decorativo perfecto para el dormitorio. Al final, estos cabeceros de cama visten la pared principal del dormitorio, y permiten una mayor comodidad. Entre algunos de los cabeceros de cama más destacados, encontramos el de lino. Los cabeceros de lino son piezas especiales, atemporales, y muy ligeras. Descubre todas las ventajas de contar con un cabecero de cama, y cómo añadir una pieza de lino en el dormitorio.

¿Por qué añadir un cabecero de cama en el dormitorio?

Los cabeceros de cama son elementos ideales para añadir en el dormitorio. En definitiva, son piezas decorativas clave. Un cabecero de cama viste la pared del dormitorio y permite darle un toque de estilo a la estancia. Al final, el dormitorio, además de ser un espacio que invita a la decoración, es una de las zonas de la casa donde pasamos más tiempo. En el dormitorio buscamos confort, y bienestar. Por eso, es importante dar con las piezas necesarias para el dormitorio. Entre esas piezas podemos decir que están los cabeceros de cama.

Otro de los motivos para añadir un cabecero de cama al dormitorio, es que añade personalidad. Existe una amplia variedad de tipos de cabeceros de cama: polipiel, chenilla, terciopelo…Esto ayuda a que podamos elegir el color, el tapizado o el estampado que más vaya con la decoración de nuestro dormitorio.

Por último, podemos decir que los cabeceros de cama son piezas que acomodan las cervicales. Sobre todo, aquellos cabeceros de cama que cuentan con un tejido exterior, ayudan a disfrutar de un mayor descanso. Este tipo de cabeceros añaden comodidad al instante.

cabecero infantil

Cabeceros de lino: ligeros, elegantes y atemporales

Los cabeceros de lino son piezas que no pasan de moda. Se trata de un tipo de mueble atemporal que otorga calidez al dormitorio, lo decora, y además, protege la pared de roces y arañazos.

Este tipo de cabeceros son fáciles de limpiar, y además, suelen ser bastante cómodos. Si cuentas con un cabecero de cama con funda, ten cuidado. El lino se puede lavar a máquina, pero se puede encoger. Lo más recomendado es siempre lavar con agua fría, y en lavados cortos para que el lino no se encoja.

Cómo hacer paso a paso un cabecero de lino

Aunque existen multitud de cabeceros de lino que podrás encontrar en Westwing, lo cierto es que también te puedes animar a hacer uno en casa. Estos son los pasos que debes seguir para hacer un cabecero de cama en lino:

  1. Escoge la superficie del tablero. Coloca un tablero de madera en una superficie plana.
  2. Pega la espuma al tablero. Pega la pieza de espuma sobre la cara del tablero que se verá. Se puede pegar con un spray para que te sea más cómodo.
  3. Recubre con guata. Una vez fijada la espuma, extiende la guata y coloca sobre ella el cabecero. Fija con la grapadora la guata a la cara trasera del tablero. Tira ligeramente para que no queden arrugas. Pon las grapas en el borde del tablero y corta el sobrante.
  4. Tapiza con la tela de lino. Extiende la tela de lino sobre el cabecero, y fórralo. Debe quedar muy tenso para que se fije bien al cabecero. Remata las esquinas. Para darle un efecto más bonito, puedes hacer un pliegue en las esquinas, o hacer un doblez para que no se deshilache.
  5. Fija el cabecero de lino a la pared. Para lucir el cabecero de lino en el dormitorio, realiza en los extremos, unas rebajes y fija con unos soportes metálicos. En la pared tendrás que hacer unos agujeros y colocar unos tacos y alcayatas para colocar el cabecero de lino.