cabecero blanco

Contenido

  • Tipos de cabeceros de forja
  • ¿Por qué decorar con cabeceros de forja blancos?
  • Cabeceros de forja blancos para habitaciones infantiles

El cabecero es una parte fundamental de la cama, ya que suele enmarcarla y, además, le aporta un toque de estilo. En la actualidad, es posible encontrar cabeceros de muchos tipos: con mimbre, tapizados, de madera…Entre ellos, también encontramos los cabeceros de forja blancos. Un tipo de cabecero muy ligero, fácil de adaptar en el dormitorio, y perfecto para espacios mini. Este tipo de cabeceros cuenta con bastante personalidad, y no aporta casi nada de volumen a la cama. Descubre todas las ventajas de este tipo de cabeceros en el dormitorio y cómo sacarle el máximo partido.

Tipos de cabeceros de forja

Existen multitud de tipos de cabeceros de forja. Estos son algunos de los cabeceros más populares:

  • Cabeceros de forja de estilo vintage. Son uno de los tipos de cabeceros más utilizados y buscados para las habitaciones infantiles y juveniles. Son cabeceros de estilo muy retro que podemos encontrar pintados de blancos, o con un efecto desgastado.
  • Cabeceros de forja originales. También son una opción perfecta para el dormitorio. Este tipo de cabeceros de forja cuentan con un diseño más actual, y moderno. Cuando optemos por este tipo de cabeceros, una recomendación: mejor no añadir demasiados muebles para evitar recargar el dormitorio.
  • Cabeceros de forja de colores. Es un tipo de cabecero más llamativo y original. Este tipo de cabeceros es perfecto para añadir color al dormitorio. Podemos conseguir un estilo muy ecléctico, y original al instante.
  • Cabeceros de forja rústicos. Son cabeceros clásicos, con gran personalidad y un acabado en dorado, o tonos marrones. Son cabeceros que se suelen instalar en habitaciones de gran tamaño.
  • Cabeceros de forja en blanco. Son un tipo de cabecero que nunca pasa de moda y se adapta bien a todas las estancias. A continuación te enseñamos por qué elegir este tipo de cabeceros en el dormitorio.
cabecero de madera blanco

¿Por qué decorar con cabeceros de forja blancos?

El blanco es un color que aporta luz, calidez y atemporalidad. Se trata de un color muy recurrido debido a su versatilidad. Es un color muy fácil de integrar en casa, y además, fácil de combinar con diferentes estilos. Da igual que tengamos un estilo clásico, nórdico, o glam, que el blanco siempre es un acierto. En los dormitorios, el blanco es un tono esencial, ya que aporta la calma y bienestar que todos buscamos.

Podemos añadir el blanco en la pared, o a través de un cabecero. Si contamos con bastantes muebles, paredes de color, papel pintado, o simplemente el dormitorio es pequeño, nada como apostar por un cabecero de forja blanco. Es un tipo de cabecero ligero, con diferentes diseños, y sencillo.

Cabeceros de forja blancos para habitaciones infantiles

Una de las ventajas de los cabeceros de forja en color blanco es que no pasa de moda. También es una buena opción para incluir en las habitaciones infantiles y juveniles. Son un tipo de cabecero ligero, y que además, les puede acompañar durante la etapa de crecimiento. Es un tipo de cabecero que se adapta muy bien a los cambios decorativos que puedan tener los niños o adolescentes.