cabecero crema

Los cabeceros de cama son piezas muy versátiles. Tanto es así, que podemos incluir estos cabeceros en las habitaciones de los más pequeños de la casa, o de adolescentes. Existen cabeceros de cama para camas de 90 muy originales, y fáciles de incorporar al estilo de cualquier dormitorio. Te enseñamos todo lo que debes saber sobre este tipo de cabeceros y cómo sacarles el máximo partido.

Cómo elegir el cabecero de cama perfecto

A la hora de elegir el cabecero, hay que tener en cuenta bastantes cuestiones: ¿para quién es?, ¿qué medida encaja?…Te damos algunos consejos para que puedas acertar en la elección del cabecero.

  • ¿Para quién es el cabecero de cama? No es lo mismo un cabecero de cama para la habitación de invitados, que para los niños. Esto es importante tenerlo claro para saber escoger con mayor acierto.
  • ¿Qué medidas encajan más con el descanso? Otro de los aspectos importantes es saber qué tipo de cabecero elegir según su tamaño. Podemos elegir un cabecero que nos guste simplemente por su estilo, pero esto sería un error. Hay que tener muy presente las medidas. De esta forma, si un cabecero para una cama de 90, debería medir unos 100 cm. Así, podremos estar a gusto en el dormitorio.
  • ¿Qué materiales elegir? Es otra de las grandes dudas cuando queremos apostar por un cabecero. Los cabeceros de cama más cómodos, son los tapizados. Suelen ser cabeceros acolchados que ayudan a disfrutar de un buen descanso.
cabecero original amarillo

Tipos de cabeceros para camas de 90

Existen una amplia variedad de cabeceros de cama. Estos son algunos de los diseños que podemos encontrar:

  • Cabecero de cama de fibras naturales. Son los cabeceros más utilizados a la hora de decorar el dormitorio. Se trata de cabeceros ligeros, nada voluminosos, y fáciles de combinar. Podemos encontrar cabeceros de cama de fibras naturales en ratán, mimbre, yute y más. Además, es un tipo de cabecero perfecto para camas de 90. Este tipo de cabeceros son ideales para habitaciones tanto infantiles, como juveniles.
  • Cabecero de cama tapizado en tela. Son los cabeceros de cama más cómodos, y versátiles. Son muy acolchados, y existen diseños de todo tipo. Por este motivo, junto con los cabeceros de cama de fibras naturales, los de tela, son uno de los más deseados. Eso sí, tienen un claro inconveniente: se ensucian fácilmente.
  • Cabecero de cama en madera. Es otro tipo de cabeceros de cama perfectos para camas de 90. Son fáciles de integrar en los dormitorios, versátiles, y no pasan de moda con el tiempo. Es perfecto para habitaciones de adultos o juveniles. En los dormitorios infantiles no se aconseja del todo, puesto que la madera es un material más duro, y los niños podrían hacerse daño durante la noche.