Bodas de bronce

Contenido

  • Candelabros: excentricidad y elegancia
  • Candelabros DIY

Las luces sirven para alumbrarnos cuando la luz del día no está y nos permiten disfrutar del día unas cuantas horas más. A la hora de elegir la iluminación tenemos una gran variedad de productos entre los que elegir, lo que hace que sea una tarea complicada. Entre otros factores que tener en cuenta, debemos pensar en la eficiencia de las luces, el ahorro energético, la cantidad de iluminación que queramos para cada estancia, etc. Pero no podemos olvidar el valor para la decoración y la estética.

Tanto si le gustan los estilos más clásicos y barrocos, como si prefiere la excentricidad y atrevimiento del glam, los candelabros son productos que no pueden faltar en su hogar.

candelabro

Candelabros: excentricidad y elegancia

Un candelabro no es otra cosa que un portavelas con varios brazos, es decir, que se pueden colocar varias velas, y que por norma general el candelabro es móvil y de un tamaño reducido. Antiguamente los candelabros eran el mejor método de iluminación, pues un candelabro permite colocar más de una vela al mismo tiempo, lo que se traduce en una iluminación más potente. No obstante, hoy en día tenemos otros muchos tipos de lámparas que iluminan más que los candelabros y portavelas, por lo que los candelabros han quedado relegados al ámbito decorativo o para crear ambiente acogedor.

Para todos los admiradores del excéntrico estilo Glam, los candelabros son sin duda un must. El estilo Glam o excéntrico se caracteriza por combinar objetos de estilos decorativos muy distintos, buscando una ruptura de la armonía de estilos decorativos y combinando también objetos antiguos con productos innovadores y modernos. En este caso los candelabros quedan ideales. Una idea sería colocar una mesa ultra moderna de cristal con formas atrevidas y en lo alto colocar un candelabro antiguo de bronce o metal. Así romperíamos con el estilo moderno y le daríamos un toque elegante a nuestro salón con el candelabro.

Candelabros DIY

Muchas veces los candelabros suelen tener un coste elevado, ya que se tratan de piezas dignas de anticuarios y coleccionistas o están fabricados con materiales finos como metal o bronce. No obstante, hay un sinfín de soluciones para aquellos que disfruten con el bricolaje y las manualidades. Con un poco de paciencia y tiempo libre podremos fabricar un bonito candelabro.

La ventaja de los candelabros DIY y en realidad, de todos los productos de manualidades hechos en casa, reside en que podemos utilizar una amplia gama de materiales reciclados. Para un manitas, todo tiene una utilidad y todo se puede reutilizar. Un candelabro DIY es bastante sencillo, ya que solo necesitamos encontrar un soporte para la vela y ya redecorarlo a nuestro gusto. Para un candelabro o portavelas nos puede servir una botella de vidrio usada, una cáscara de naranja o un tetrabrik.