Cestos de ropa sucia



Hay algunos elementos de la casa que suelen caer en el olvido. Uno de estos elementos tan olvidados son los cestos de la ropa sucia. Este elemento nos ayuda a organizar mejor nuestras lavadoras, además de mantener recogida la ropa mientras está sucia. Normalmente, estos cestos se colocan en el baño, junto al inodoro o pegado al mueble de lavabo.

Ahora los cestos de la ropa han adquirido también un papel decorativo dentro del baño. Al final es algo que tiene protagonismo en los baños de todas las casas y gracias a ello, podemos encontrarlos en muchas formas, colores, tamaños y materiales. Se trata de encontrar aquel que vaya más con tu decoración. ¡Elige tu favorito y triunfa!

¿Para qué sirve el cesto de la ropa?

El cesto de la ropa sucia es un accesorio importante en el baño que te permite mantener la ropa sucia ordenada antes de poner una lavadora. Esta cesta suele colocarse en algún rincón del baño o en la zona de la lavandería. Y gracias a su uso, se limita la propagación de bacterias, además de ayudar a decorar y organizar la lavandería.

Tipos de cestos de ropa sucia en el baño

Existen multitud de tipos de cestos de ropa sucia para incluir en el baño. Estos son algunos de los modelos más populares:

  • Con tapa. Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando queremos añadir un cesto de la ropa sucia, es que no se vea la ropa. Pues bien, si queremos ocultar la ropa sucia, lo mejor es apostar por un modelo con tapa. Así la ropa sucia quedará oculta fácilmente. Existen modelos con diferentes tipos de tapas para que podamos elegir el que más se adapte al interior de nuestra casa.
  • Con rejilla. Es otro de los modelos que podemos encontrar. Se trata de un tipo de cesta más original con una estructura de rejilla vista. Este tipo de modelos suelen incorporar una canasta interior de tela.
  • Con bolsa interior. Este tipo de modelos resultan ideales para sacar la bolsa y transportarla hasta la lavadora si la tenemos lejos. Además, suelen tener un sistema de cierre para que no se salga nada por el camino.
  • Con asas. Y si tenemos que transportar la cesta entera, mejor usar un modelo con asas. En este sentido, hay una gran variedad de cestas para la ropa sucia con diseños muy originales.
  • Con estructura de tela. Ya que los cestos de la ropa suelen estar a la vista, ¿por qué no jugar con su diseño? Para ello podemos jugar con los acabados y la forma. Existen modelos con una estructura muy divertida, ya sea en madera o metal, y sujetos con una bolsa textil.
cestos de ropa sucia

¿Dónde colocar los cestos de la ropa sucia?

Los cestos de la ropa sucia deben ocupar un espacio práctico y funcional en el baño. Deben estar situados en lugares donde podamos introducir la ropa fácilmente, y que no sean un obstáculo. Te damos algunas ideas donde colocarlos:

  • Bajo la encimera. Si contamos con una zona de lavandería, podemos optar por colocar los cestos de la ropa sucia aquí. Aprovecha este espacio de la casa para organizar mejor la ropa sucia. Si puedes incluye hasta varios y divide por colores y tejidos. ¿Lo mejor para colocar estos cestos? ¡Bajo la encimera! Es una de las zonas más fáciles para organizar mejor los cestos de la ropa sucia. Si, además, estos cestos cuentan con ruedas, mejor para así poder manejarlos.
  • Dentro de un mueble. Y como no, si tenemos hueco en algún mueble, ya sea en la zona de la lavandería, en el baño o en la cocina, nada como colocar la cesta a modo extraíble. Al final, el espacio quedará más limpio y recogido y no tendremos que preocuparnos.