31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

cuadros modernos

Si eres fan del arte contemporáneo, nada mejor que optar por cuadros modernos para tus paredes. Este tipo de piezas, pero, pueden ser muy variadas ya que actualmente existen múltiples corrientes modernas en tendencia para decorar. Siluetas, tipografías, pintura abstracta… Te damos toda la información para que escojas con el criterio de un marchante.

Los cuadros modernos que se llevan

  1. Inspiración vegetal, para ambientes naturales: los cuadros modernos que reproducen exuberantes plantas son otra forma de llenar de verde salones, dormitorios y pasillos.
  2. Siluetas y perfiles, para escenas minimalistas: los cuadros modernos que son meros trazos de negro sobre blanco de siluetas y perfiles humanos se llevan y mucho. Dan un aire sencillo y arty donde se cuelguen o apoyen.
  3. Dibujo abstracto, para espacios modernos: pinceladas aparentemente aleatorias que ofrecen escenas con colores muy interesantes. Nada realistas, pero muy decorativas. Quedan genial sobre un sofá, reproduciendo los tonos de su tapizado, por ejemplo.
  4. Geometría, para rincones pop: las formas geométricas transmiten orden y color a los espacios. Nunca pasan de moda y conceden cierta imagen retro.
  5. Tipografías, para un look nórdico: palabras o frases inspiradoras enmarcadas en finos listones de madera clara, blanco o negro. Decoran estudios y recibidores, potenciando la creatividad.
  6. Fotografía, la reina de los cuadros modernos: si hay una técnica en auge hoy en día esa es la fotografía. Gracias a las últimas cámaras y smartphones, todos somos grandes fotógrafos en potencia. ¿Por qué no crear cuadros modernos con nuestras mejores instantáneas? Tendrás sobre una pared los mejores momentos de tu vida para sacarte una sonrisa.
  7. Impresiones digitales enmarcadas: fotogramas de películas clásicas y demás imágenes, habitualmente en blanco y negro, no fallan como toque de distinción.
  8. Ilustraciones de artistas emergentes: puedes hasta encargar tus ilustraciones personalizadas. A distancia de clic, tienes un amplio abanico de ilustradores que ofrecen sus obras a demanda.

Formatos de cuadros modernos por su material

Cuadros en lienzo: con pinturas acrílicas, al óleo o acuarelas. Los lienzos son los cuadros de toda la vida, pintados sobre caballete, normalmente, y que permiten una gran variedad de estilos.

Cuadros en lona: similares a los cuadros en lienzo, pero con lona vinílica.

Láminas enmarcadas: otra versión muy común para los cuadros modernos decorativos son las láminas, con o sin paspartú. Gracias a la impresión digital, podemos conseguir este tipo de cuadros con muy buena relación calidad-precio.

Cuadros de aluminio: consiste en una impresión sobre aluminio, que ofrece una resolución muy alta. Se trata de un material muy ligero pero a su vez rígido.

Cuadros de PVC: están fabricados con un material de espuma rígida, lo que ofrece una mayor robustez y ayuda a que no se deformen.

Cuadros de madera: menos habituales, pero capaces de aportar un toque extra de calidez a un ambiente actual. Ten en cuenta que, por su peso, mejor que vayan apoyados, no colgados.

Cuadros de metacrilato: se trata de un plástico transparente, con una gran robustez, que proporciona apariencia de cristal. Actualmente se usan como soporte para mensajes realizados con luces de neón. Un tipo de cuadro moderno que da luz y color a zonas de paso, salones, dormitorios, cocinas y ¡hasta baños! ¿Te atreves con un cuadro de neón en casa?

Tipos de cuadros modernos por su técnica pictórica

Salpicado y dripping: Jackson Pollock es conocido por su icónica técnica, que involucraba usar los movimientos de su cuerpo para salpicar pintura en sus lienzos. Los cuadros modernos inspirados en dicha técnica aportan dinamismo y color a una pared.

Desgaste y arrastrado: esta técnica se asocia con el expresionista abstracto holandés Willem de Kooning, que removía pintura de su lienzo usando un cuchillo de paleta, y el artista contemporáneo Gerhard Richter, quien a menudo usaba un limpiador de vidrios. La idea es que el medio, no el clásico pincel, dicte el resultado final de la pieza.

Pouring o pintura fluida: consiste en verter diferentes colores de pintura sobre una superficie para producir patrones inesperados. Los pigmentos líquidos sobre paneles de madera se esparcen y combinan unos con otros de una forma única, un tanto psicodélica.

Otras técnicas muy actuales: desde la pintura con los dedos, con aerógrafo o digital, el arte moderno incluye métodos innovadores para dar con cuadros originales, cuya imagen posee resoluciones increíbles y efectos nunca vistos.