31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

Edredones nórdicos

Contenido

  • La elección de los edredones nórdicos
  • Edredones nórdicos de plumón o de pluma – ¿cuál es la diferencia?
  • Edredones nórdicos de plumón – el tamaño adecuado para todos los gustos

Los edredones nórdicos de plumón son los más clásicos y los que gozan de mayor popularidad entre los edredones nórdicos, no solo en la actualidad, pero desde hace ya un montón de años. A pesar de que existe una gran variedad de edredones de diferentes materiales y rellenos, la mayoría de la gente que ha probado edredones nórdicos de plumón no quiere otra cosa para disfrutar de un sueño totalmente tranquilo y reparador.

La elección de los edredones nórdicos

¿Cuál es la mejor opción a la hora de comprar un edredón y por qué los edredones nórdicos de plumón son más caros que los otros modelos de edredones? Estas preguntas son muy cuestionadas cuando uno busca el edredón perfecto. Una cosa está clara, los nórdicos de plumón como edredones de invierno ofrecen muchas ventajas. Además de sus excelentes propiedades térmicas, este tipo de edredones son capaces de expulsar hacia el exterior la humedad que pueda concentrarse, garantizando un ambiente para dormir muy agradable y seco. Otra ventaja de los edredones nórdicos frente a otro tipo de edredones, es que los primeros son particularmente ligeros. Todas estas ventajas son una buena referencia y pueden ser argumentos muy convincentes a la hora de elegir y comprar un edredón nuevo.

Edredones nórdicos de plumón o de pluma – ¿cuál es la diferencia?

El plumón y la pluma son dos cosas distintas, aunque a menudo es difícil reconocer la diferencia. Las plumas se sostienen sobre un cañón, que les proporciona estabilidad y elasticidad, cosa que no ocurre en el caso del plumón. Debido a sus propiedades elásticas, las plumas son especialmente utilizadas para el relleno de almohadas y cojines, proporcionando cierta estabilidad necesaria para apoyar la cabeza de forma que uno descanse con toda comodidad.

En lugar del cañón, el plumón está sujeto por un raquis muy corto, por lo que las barbas quedan sueltas y no se entrelazan, formando una especie de bola. Gracias a la delicada estructura del plumón, se crean ciertas cavidades en las que se forman bolsas de aire, lo que garantiza el equilibrio de la humedad y las propiedades aislantes tan necesarias para mantener el calor. La función principal del plumón de las aves, como patos o gansos, es el aislamiento térmico, asegurando que mantengan el calor corporal y no se congelen. Y de la misma forma funcionan los edredones nórdicos de plumón. Los edredones nórdicos cuyo relleno está compuesto de plumas o plumón de pato o ganso tienen un precio considerablemente más alto que los edredones nórdicos con relleno de fibras sintéticas. Sin embargo, su alto precio lo compensan la alta calidad y longevidad de este tipo de edredones nórdicos que, con los cuidados y limpieza adecuados, sin duda acompañarán nuestras noches durante muchos años.

Edredones nórdicos de plumón – el tamaño adecuado para todos los gustos

Al igual que ocurre con el resto de edredones y mantas, los edredones nórdicos de plumón están disponibles en una amplia variedad de medidas. Lo ideal es que los edredones nórdicos cubran la cama de manera que cuelguen de los lados, garantizando un confort todavía mayor. Desde medidas de 150 x 220 cm, los nórdicos de plumón están disponibles hasta amplias medidas de 280 x 250 cm (medidas perfectas para camas de 200 x 200 cm).

Uno de los factores más importantes a tener en cuenta en la elección de este tipo de edredones nórdicos es que estén divididos en pequeñas secciones cosidas individualmente. Con esta técnica se garantiza que el plumón no se distribuya de forma irregular por el edredón, evitando así que se amontone en ciertas zonas. Con un buen nórdico de plumón no solo dormirás placentera y cómodamente, sino que tendrás un edredón de alta calidad para disfrutar toda la vida.