31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

estanterías colgantes

Son muebles auxiliares que no faltan en una casa. Las estanterías colgantes resultan muy prácticas para aprovechar el espacio disponible en la parte superior de las paredes, así como en todos aquellos huecos pequeños o situados en lugares difíciles. Además, las estanterías colgantes son fáciles de adaptar a cualquier tipo de decoración por su infinidad de acabados y medidas.

Nada como disponer de una o de varias estanterías colgantes para amueblar las habitaciones de la casa. Si quieres descubrir sus posibilidades decorativas, cómo instalarlas y dónde colocarlas, sigue leyendo: en Westwing te contamos la mejor forma de sacarles partido.

Decorar con estanterías colgantes

Una de las ventajas que ofrecen estas estanterías es que las puedes encontrar en muchos materiales, tamaños y estilos. De ahí que sean muebles tan populares para decorar espacios muy diversos. Combinan bien con los armarios de la cocina, quedan perfectas en el salón, los dormitorios, el baño… Incluso en el jardín. Si pones varias estanterías colgantes con plantas, animarás y llenarás de frescor cualquier rincón de tu casa.

Las baldas suelen ser de madera, hierro, mimbre, plástico… En cuanto a los largueros, las posibilidades son infinitas: pueden estar fabricados del mismo material que los estantes, o con diseños originales y sorprendentes: cinchas de cuero, cadenas de gruesos eslabones, sogas o cuerdas de colores, etc. Hay tantas opciones como tipos de decoración.

Estanterías colgantes bien seguras

Es muy importante asegurar firmemente las estanterías colgantes a la pared para que no haya peligro de que se caigan una vez colocadas; en especial, si son de gran tamaño. Cuando vayas a instalarlas, ten en cuenta estos consejos y evitarás riesgos:

  • Fíjalas bien. Ánclalas a la pared por varios puntos con tacos y escarpias o con tornillos. Si las estanterías son muy grandes, conviene sujetarlas por la parte inferior de los estantes con escuadras de madera o de metal.
  • No las sobrecargues. Es mejor no poner encima libros muy pesados u objetos demasiado voluminosos. Para estos casos, resultan mucho más sólidos y estables los muebles apoyados en el suelo. Las estanterías colgantes podrían vencerse más fácilmente si se cargan en exceso.
  •  Endereza los estantes de madera. Si al cabo del tiempo las baldas de las estanterías colgantes quedan alabeadas por el peso, un truco fácil es darles la vuelta para que adquieran poco a poco su forma anterior. Serán más seguras (y estéticas), porque lo que descanse encima quedará bien asentado sobre una superficie plana. Este consejo se puede aplicar a todo tipo de estanterías, también a las que tienen patas.

¿Te gustaría saber más sobre estanterías colgantes? Regístrate en Westwing y descubre cómo incluirlas en la decoración de tu casa.