31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

Exterior



Si tienes la gran suerte de contar con un exterior en tu casa, ya sea balcón, patio, terraza o jardín, no dudes en sacarle el máximo partido. Hoy en día, quien tiene un exterior, ¡tiene un tesoro! Te ayudamos a exprimirle todo el jugo con los mejores consejos para su decoración y mobiliario.

6 estilos muy actuales para amueblar tu exterior

  1. Estilo natural: las últimas tendencias deco de exterior hablan de la creación de ambientes 100% naturales, con materiales inspirados en la naturaleza y aires mediterráneos. Para ello, los muebles y complementos de exterior realizados con fibras vegetales, tales como el mimbre, el yute, la rafia o el bambú son esenciales.
  2. Estilo moderno: un mobiliario de exterior de líneas rectas, sencillas y color. Este tipo de muebles versátiles nunca pasan de moda y mantienen su esencia actual durante años, transmitiendo una sensación fresca y alegre.
  3. Estilo industrial: el mobiliario de metal para exterior resulta resistente, un aspecto crucial cuando se trata de elementos que deben permanecer en la intemperie, soportando sol y humedad. Los muebles metálicos de exterior de calidad se fabrican con materiales y tratamientos anticorrosivos (fíjate bien en su composición para asegurarte un óptimo rendimiento durante tiempo). Las piezas metálicas, en tono acero, dorado o pintadas de blanco o negro, crean ambientes de gusto industrial.
  4. Estilo rústico: otra alternativa muy adecuada para escoger el estilo del mobiliario de exterior es la corriente rústica. Nada mejor para conseguir el look que las piezas de madera maciza. Madera decapada, al natural, robusta… ¡más madera! Las piezas de forja y hierro también te llevan al campo, por lo que es ideal para los que buscan un aire más rústico.
  5. Estilo nórdico: un exterior creado a base de piezas en madera clara, blanco y negro transmitirá un aspecto nórdico, esencial y a prueba de gustos. Muebles de exterior ligeros, fáciles de transportar, líneas simples y en tonos neutros.
  6. Estilo boho-étnico: maderas decapadas, estampados étnicos, lámparas de fibras naturales, alfombras de yute, farolillos metálicos… el mix&match se lleva al exterior con mezclas de materiales, prints y texturas que lo enriquecen.

Trucos prácticos para decorar tu exterior

  • Los materiales: tanto los muebles como los accesorios y complementos decorativos de exterior deben ser, primordialmente, resistentes, ligeros y fáciles de guardar. Si cuentas con un porche, el mobiliario puede ser más delicado, al estar resguardado por un techo. Pero si no tienes toldos y todo queda sin resguardo, el primer ítem es mirar la composición de cada pieza para asegurarse que es totalmente apta para exteriores. Los muebles de fibras sintéticas son muy duraderos y resistentes. Son más económicos que los de fibras naturales, tienen más colores y acabados y diseños originales.
  • Los tejidos: las telas de exterior han de ser  resistentes al sol, el calor y el agua, agradables al tacto, decorativas y ofrecer un look fresco y veraniego. Los tejidos de lona de fibras naturales, de algodón o lino (o mezclas de estos materiales), están dotados con un tratamiento tecnológico para que sean más resistentes a las inclemencias del tiempo.
  • Los colores: el blanco sigue siendo el color base por excelencia para el exterior. Es perfecto para la tapicería del sofá o vestir la mesa con un mantel de lino. El azul, en todas sus variantes, desde las más oscuras a las más claritas (sin olvidarse del turquesa o el aguamarina) y los tonos empolvados, como el verde mint o el rosa, siguen pegando fuerte. En cuanto a los estampados, los motivos étnicos y geométricos siguen siendo tendencia, aunque con un perfil más sutil y delicado. Arpillera, telas de saco, Jacquard, lino, rayas… En la combinación de tonos y texturas está la clave.
  • Pérgolas, voladizos, lamas, celosías,… Son muchos los elementos de protección que arrojan sombra, evitan la radiación solar directa y minimizan el calor. Para estar… ¡tan a gustito!

Dale a tu exterior ese toque práctico y chill con…

Y te preguntarás, además de una zona de estar y comedor, ¿cómo puedo dar un extra al valor de mi exterior? Pues con las siguientes piezas:

Hamacas: son las reinas del verano, imprescindibles si cuentas con una piscina. Para tumbarte y tomar el sol, leer o charlar, la variedad de hamacas debe acotarse bajo los dos criterios básicos: comodidad y estética. Las de aluminio te ofrecen gran resistencia y las de fibras sintéticas, calidez. Con textiles vistosos, darás un estilo único a tu terraza.

Columpios: en los últimos años se han convertido en elementos in&out de lo más confortables. Con butacas tipo huevo, que te recogen todo el cuerpo, estructuras trenzadas o de crochet, son una inversión a la que sacarás mucho partido.

Barbacoa: otra queen del verano. Incorporando una barbacoa a tu exterior, podrás celebrar reuniones familiares y con amigos inolvidables. Una cocina exterior te regala muchas alegrías.

Puffs: unos simples cojines en el suelo pueden llegar a organizar reuniones informales a la luz de las velas, con unos buenos cócteles. Que sean cómodos y decorativos para crear escenas de ensueño.

Sombrillas: no pases por alto el poder de una buena sombrilla, para gozar del exterior sin deslumbrarse, y poder pasar largos ratos bien protegidos. Las de tonos claros son siempre más fresquitas y luminosas.

Plaids: por si por la noche refresca, ten a mano una mantita ligera, de verano, para poder acurrucarte mientas ves las estrellas. Además, sobre el brazo de una butaca o sofá, decoran de lo lindo.

Alfombras: sí, alfombras para el exterior. Dan una calidez a los ambientes incomparable. Mira que sean aptas para resistir el sol y la humedad.

Cojines: suma confort a tus exteriores con una combinación de cojines vistosa y coordinada. Ya casi no hay fronteras ni distinciones entre interior y exterior, así que apúntate a la tendencia de dar sentido acogedor a tu terraza. Sin miedo.

Una vajilla outdoor: vestir la mesa de verano con vajillas pensadas para el exterior es todo un acierto. Son prácticas y decoran. Además, convierten el espacio y el momento en algo especial, distinguiéndose de comidas y cenas más frías. ¡Dale color y sabor!

Luces y farolillos: son los toques finales que encandilan. Velas, farolillos, guirnaldas luminosas… crearán un ambiente agradable y muy acogedor.