jarrones de ceramica

Los jarrones son un clásico de la decoración que no debe faltar en casa porque te dan la oportunidad de dar vida a cualquier espacio: desde el recibidor al baño. Y, como en todo, los jarrones también responden a tendencias. Este año, los jarrones de cerámica, como los de vidrio y los de piedra, triunfan, y son tan bonitos, que hacen la competencia a los ramos que albergan. Es más, son tan especiales que incluso sin flores ni ramas verdes resultan piezas decorativas capaces de darle estilo a cualquier mueble por sí solas.

Cerámica artística, bella y versátil

La cerámica, según la técnica que la trabaje, la forma que se le dé y los colores utilizados, puede adaptarse a cualquier estilo decorativo: desde el más clásico al más minimalista. Es, ciertamente, un material muy versátil.

Los jarrones de cerámica pueden estar hechos de porcelana, de loza, de terracota o de gres, por ejemplo, y cada uno de ellos, nos dará un look completamente distinto.

• La porcelana es un material cerámico delicado, ideal para jarrones de estilo clásico.

• La loza es más resistente y con ella se da forma a jarrones de estética más vintage y rústica.

• La terracota es el material más rudo, con el que pueden moldearse jarrones de cerámica con textura, ideales para decorar espacios rústicos, pero también industriales.

• El gres es una cerámica de pasta compacta, no porosa, con la que se moldean jarrones que encajan a la perfección en espacios desde nórdicos a contemporáneos.

Jarrones de cerámica de tendencia

• De formas orgánicas: la curva se lleva y la imperfección, también. Es una tendencia que marca la forma de piezas como sofás, butacas, pufs, pero también de espejos en forma de mancha o de vajillas de estilo wabi sabi. Y cómo no, también llega a los jarrones de cerámica. Los jarrones curvilíneos irregulares como el Latona, de Westwing Collection –tanto en su versión pequeña como en jarrón alto–, siguen esta estética aportando naturalidad a los espacios. También el jarrón de gres Eathan consigue este look. Cualquiera de ellos es una elección maravillosa para ambientes de estilo boho o nórdico.

Face art: también los jarrones de cerámica se han apuntado a la moda del face art y puedes elegirlos con forma de rostro o con rostros pintados sobre su superficie. Quedan perfectos en espacios modernos.

• Como esculturas: la tendencia del body art también ha alcanzado a los jarrones. Así, para espacios atrevidos, contemporáneos o incluso para clásicos modernos, pueden encajar los jarrones de la firma Nordal, como los modelos Avaji, con sus forma sinuosas de cuerpos femeninos. Bloomingville es otra firma que también apuesta por jarrones con forma de escultra, como el pequeño jarrón de terracota Emeli, ideal para decorar rincones de corte clásico.

• De líneas puras: quienes adoren el minimalismo pueden inclinarse por jarrones de cerámica de líneas puras como los jarrones artesanales Ball, de la firma Cooee Design. Esferas perfectas en colores mate que van del negro al blanco pasando por el beige, el gris pardo o el rosa palo.

• Estriados: en colores blancos, rosa palo o gris suave, los jarrones estriados Esko o Wilma, de Westwing, aportan un toque delicado, joven y moderno a cualquier superficie: desde mesitas auxiliares hasta aparadores. Marcas como Kähler y Blooomingville, también cuentan con modelos como el jarrón Hammershoi o el Bela, que encajan en espacios decorados con looks desde clásico a contemporáneo.

• De estilo oriental: los modelos Ella, Lin o Annabelle, de Westwing, son jarrones de porcelana en colores blanco y azul, que se inspiran en clásicos orientales con sus filigranas pintadas sobre la porcelana. Ideales para espacios decorados con estilo clásico.

Solos o acompañados

Los jarrones de cerámica son piezas que quedan bien tanto solas como en grupo. Crear un conjunto de dos o tres jarrones, de la misma línea y en colores que combinen o con el mismo acabado, es una idea genial para mesas auxiliares, de centro o aparadores. Y no tienen por qué tener flores o ramas verdes. Por sí solos, resultan muy decorativos. Si la pieza que quieres decorar es de grandes dimensiones, opta por jarrones anchos o altos, con presencia, que decoren sin ramos o en los que puedas hacer un buen ramo de flores o de ramas verdes –una gran idea puesto que son más duraderas–. Pero si hablamos de una pequeña mesa de centro o de un auxiliar, escoge un jarrón pequeño o una combinación de jarrones pequeños de apertura estrecha. Estos jarrones están pensados para decorar con una sola flor. Tan solo decorando uno de ellos y dejando los demás de acompañamiento, conseguirás un conjunto sencillo, delicado y muy resultón.

Colores tendencia

En blanco, beige, negro y gris, los jarrones de cerámica quedan bien en cualquier ambiente y sobre mobiliario de todo tipo de material: madera, lacado, metal… Por ello, son una elección perfecta si no quieres correr riesgos. Pero no solo los tonos básicos son tendencia en jarrones de cerámica. También lo son los tonos pastel apagados, como el rosa palo o el marrón moka, que crean rincones dulces y delicados. No obstante, si lo que buscas es un jarrón que aporte un acento vital y cálido, también puedes elegirlo en color amarillo mate o en un tono terracota. 

Un pequeño detalle con un gran efecto

Los jarrones son un detalle decorativo que da mucho juego porque dependiendo del tipo de arreglo floral que les pongas –o si no se lo pones–, pueden adquirir un determinado estilo. Imagínate un jarrón estriado en blanco con un ramo de peonías. Clásico, ¿no? ¿Y si cambiamos las peonías por mimosas? Ahora parecerá más boho. Sin embargo, si le cambiamos la mimosa por ramas verdes, adquirirá un look más sencillo y moderno. Y si lo dejamos sin flores, más minimalista y contemporáneo.

Redecora tu casa con jarrones de cerámica y dales el look que prefieras jugando con flores, ramas verdes o sin ellas. Todo un mundo de posibilidades a precios económicos que te permitirán cambiar tu jarrón con cada tendencia o, sencillamente, cuando te apetezca.