joyeros

Seguro que te ha pasado que te vistes por la mañana y no encuentras tus pendientes favoritos o ese anillo tan ideal que te regalaron hace poco. Pues bien, es hora de ponerle remedio. ¿La solución? Apostar por joyeros donde podamos organizar bien las joyas o la bisutería y tenerlo todo a la vista y, perfectamente ordenado. Entre esos joyeros que no fallan se encuentran los de plata. Los joyeros de plata son piezas que no pasan de moda y que además permiten darle un toque glam a los muebles. Descubre las ventajas de contar con este tipo de joyeros y disfruta de tus joyas favoritas de una forma más fácil y cómoda.

¿Por qué contar con un joyero?

Los pendientes y los anillos, al ser muy pequeños, son muy susceptibles de perderse (sobre todo las tuercas). Con los collares y colgantes ocurre que se enredan fácilmente si no las ordenamos. La mejor manera de tener todas nuestras joyas y bisutería ordenada es contando con joyeros. Los joyeros o los porta joyas son las mejores opciones para mantener organizadas nuestras piezas más especiales. Además de ayudarnos a contar con mejor orden, estos joyeros o porta joyas decoran y se han convertido con el tiempo, en una pieza más de la casa.

joyeros

Cómo limpiar un joyero de plata fácilmente

Si nos hacemos con un joyero de plata, hay que mantenerlo. La plata es un material que si no se limpia adecuadamente, se oscurece, pierde brillo y se puede volver negra. Para limpiar los joyeros de plata de forma eficaz, te damos algunos consejos. De esta forma, los joyeros de plata que elijas te durarán más tiempo de forma impoluta:

  1. Bicarbonato y vinagre blanco.

Son dos de los remedios más utilizados para limpiar muchas zonas de la casa. Pues bien, el bicarbonato y el vinagre también sirven para limpiar los joyeros de plata. Para ello, mezcla en un recipiente una cucharada de bicarbonato y, ¼ de taza de vinagre blanco. Pulveriza el joyero con la mezcla, deja actuar y, luego limpia con un trapo.

  1. Bicarbonato.

Si lo preferimos también podemos limpiar el joyero tan solo con bicarbonato. Para ello, coloca papel de aluminio en el fondo de un recipiente. Llena este recipiente de agua hirviendo y echa dos cucharadas de bicarbonato. Pulveriza el joyero de plata que quieras limpiar, enjuaga y seca con un trapo limpio.

  1. Limón y sal

Si quieres que la plata conserve su brillo durante más tiempo, necesitarás un limón y una cucharada de sal. Corta el limón por la mitad y encima échale la sal. Frota el joyero de plata con el limón y deja actuar unos minutos. Enjuaga y con un trapo limpio, seca.

  1. Sal y agua hirviendo

Para dar brillo a tus joyeros de plata, tan solo necesitarás una cucharada de sal y una taza de agua. Vierte el agua hirviendo en un recipiente e introduce la sal. Luego pulveriza el joyero de plata con esta mezcla, deja reposar toda la noche y posteriormente seca con un trapo limpio.