31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

lamparas solares

Te ayudarán a iluminar y decorar tu exterior, además de ahorrar en la factura de la luz y cuidar del medio ambiente. ¡Y sin enchufes ni cables! Las lámparas solares son todo ventajas. Te decimos qué tipos hay y dónde ponerlas para crear escenas agradables al aire fresco. ¡Energía solar al poder!

¿Qué son las lámparas solares?

Son piezas de iluminación decorativa que utilizan la energía solar como sistema de alimentación para emitir luz. Es decir, la electricidad que reciben proviene de la acumulación de luz solar en unas baterías recargables o, también, funcionan de forma autónoma, sin necesidad de cables ni otras fuentes de alimentación.

Una lámpara solar consta de 3 elementos: el panel solar que transforma la energía del sol en electricidad; el sistema de almacenamiento de energía que regula su uso y el sistema de iluminación que proporciona luz, ya sea por tecnología de led o con casquillo. En resumen: lámpara o bombilla, panel solar y batería. En tu espacio exterior puedes recurrir a un solo tipo de iluminación solar o combinar varias.

Dato curioso: por cada 20kW absorbidos por los paneles solares se evita el consumo de 10 Kg de CO2 al año. Las lámparas solares pueden ofrecer hasta 15 horas de autonomía, en función de la capacidad de la batería recargable del modelo. Cuando mayor sea esta, más tiempo de emisión de luz ofrecerá la lámpara. Además, resultan seguras para niños, adultos y mascotas.

¿Qué tipos de lámparas solares hay?

  • Lámparas solares led: una luz led solar está equipada con una batería y un panel de células fotovoltaicas. Capturan la energía solar y la convierten en electricidad.
  • Lámparas solares autónomas: se recargan y se encienden automáticamente gracias a su sensor crepuscular. La luz permanece encendida durante unas ocho horas y no hay riesgo de que se produzca un corte de corriente.
  • Lámparas solares con interruptor: al contrario que las anteriores, es el usuario el que las enciende y las apaga como un foco normal.
  • Lámparas solares anti-mosquitos: suelen incluir un panel solar de alta eficiencia y tres modos diferentes de luz. Unas lámparas solares muy sencillas de instalar en cualquier lugar de la terraza o del jardín, que ahuyentan a los molestos insectos, salvándonos de sus picaduras e iluminando encantadoras veladas al aire libre. ¡Dos en uno!
  • Lámparas solares de pared (apliques): se trata de un modelo de lámparas eficientes con el medio ambiente y que además te van a permitir elegir entre distintos modos de luz. Estos dispositivos incluyen un panel solar eficiente, impermeabilidad y sistemas de instalación sencillos.
  • Farolillos solares y tiras de luz: un tipo de lámparas solares muy versátiles, de uso esporádico. Decora tu mesa de verano con estas piezas lumínicas, sin cables.
  • Luces flotantes solares: focos solares para piscinas y estanques. Poseen una estructura amplia y ligera que les permite flotar sobre el agua. Sirven para iluminar y decorar.

8 criterios para elegir las lámparas solares

  1. Por su potencia lumínica. Este dato marcará la cantidad de luz que puede emitir el foco durante la noche. Cuanto más grande sea el espacio que quieras iluminar, mayor deberá ser la potencia de tu lámpara solar.
  2. Detector de movimiento. Este dispositivo hace que solo se enciendan cuando es necesario, lo que se traduce en un mayor ahorro de batería.
  3. Diseño. Hay luces para jardín solares de todos los estilos. Modernos, clásicos, vintage… Elige el que mejor encaje con tus gustos y la deco de tu exterior.
  4. ¿Interior o exterior? Los focos de luz solar exterior incluyen el panel, la batería y la lámpara en la misma estructura. En cambio, en los de interior, la bombilla está separada del resto de elementos ya que, dentro de la casa, no podrían obtener la radiación del sol que necesitan.
  5. Color de la luz. Puede ser blanca (4500-6500º K), amarilla (2800-4200º K), azulada (7000-10 000º K) o roja (1000-2500º K).
  6. Lugar de colocación. Existen luces LED solares para jardín en forma de farol, guirnalda, farola o baliza que se pueden colocar en paredes, cenadores, senderos, escalones, etc. Incluso las hay impermeables y sumergibles para piscinas.
  7. Autonomía. Esto marcará la cantidad de tiempo que el foco puede mantener la lámpara encendida durante la noche. Como mínimo, debe ofrecer 8 horas de autonomía. Además, debe admitir baterías para luces solares intercambiables. Así, si se estropean, no tendrás que comprar nuevas lámparas.
  8. Precio. Dependerá del tamaño, de la autonomía y de algunos extras como el sensor de movimiento. Entre 20 € y 50 €.

Dónde y cómo poner las lámparas solares en casa

Si vas a poner apliques de pared, proyectores solares o  focos empotrables en techo o suelo, asegúrate que los rayos del sol llegan a ellos para que puedan cargarse durante todo el día.

La mayoría de lámparas solares cuentan con sensor de movimiento y detector crepuscular, de tal forma que se encienden automáticamente cuando empieza a anochecer. Otra opción es colocar balizas fijadas en el terreno o apostadas en las jardineras.

Las lámparas de pie solares resultan muy decorativas y te proporcionarán un considerable ahorro en la factura de la luz. Sin ideales para crear rincones especiales en un jardín.

Sustituye las tradicionales lámparas de sobremesa por modelos solares portátiles fáciles de transportar de un lado a otro. Una excelente opción son los diseños tipo farol, con asa, realizados en fibras naturales o sintéticas que van con cualquier estilo. Los puedes colocar encima de los muros, en el suelo junto a la tumbona o sobre la mesa de centro o de comedor.

¡Adiós cables y enchufes! La principal ventaja de las lámparas solares es que no dependen de una fuente de alimentación fija que determina en gran medida su colocación. La libertad de su posición es infinita. Solo tienes que buscar el lugar idóneo para colgarlas: sobre la pérgola del comedor, en el techo del porche o aprovechando la cercanía de la rama de un árbol. Truco: puedes colocar una sola o varias a diferentes alturas.