No hay mejor lugar para desconectar que la terraza, el jardín o el balcón. Estos espacios son perfectos para relajarnos cuando comienza el buen tiempo. Es, sin duda, un rincón que permite relajarse, leer un libro y pasar tiempo charlando con amigos o cenando en familia. Para que puedas disfrutar del exterior como se merece, independientemente de las dimensiones, es recomendable apostar por muebles de jardín. Los muebles de terraza son perfectos para conseguir un ambiente nuevo, acogedor y lleno de vida. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir el mobiliario de exterior? En Westwing, además de encontrar toda la selección de conjuntos de jardín, te enseñamos qué tipos existen y cómo acertar con ellos.

Tipos de conjuntos de jardín

Existen diferentes tipos de conjuntos para el jardín dependiendo de los materiales. Estos son algunos de los más comunes:

  • Muebles de madera. La madera es uno de los materiales que más verás en el exterior. Puedes encontrar madera de teca, de acacia, entre otras. La teca es la madera que mejor soporta la intemperie. En madera podrás encontrar multitud de mobiliario de madera: mesas, sillas, sillones, etc. Suele ser todo un acierto si buscas un aire renovado y actual. Incluso algunas maderas suelen proceder de bosques con gestión sostenible, por lo que contribuirás también al cuidado del medio ambiente.
  • Muebles de ratán. El ratán natural es un clásico en el mobiliario de terraza y jardín. Se trata de un tipo de material muy elegante que también se puede utilizar en el interior. Eso sí, hay que protegerlo de la intemperie, o situarlo en zonas techadas. También puedes optar por un ratán sintético. Es más resistente al agua y a los rayos ultravioleta. Se trata de una fibra que no requiere a penas mantenimiento.
  • Muebles de resina. La resina es un material altamente resistente a la humedad, incluso en ambientes cerca del mar. Soporta muy bien la incidencia de los rayos UVA. Son muebles ligeros, y perfectos para espacios reducidos.
  • Muebles de metal. El metal es uno de los materiales que no se debe añadir a la intemperie de forma permanente porque se desgasta. Requieren un mantenimiento, aunque es cierto que son alternativas más sólidas.
Exterior

Muebles de jardín

Ahora que ya conoces qué tipos de materiales existen en los muebles de exterior, toca descubrir cuáles son los muebles que podrás encontrar. Estos son algunos de los conjuntos de jardín que no pueden faltar en el exterior:

Pérgolas

Las pérgolas son utilizadas para proteger la zona de exterior del sol y la lluvia. Suelen ser elementos muy demandados al aire libre, sobre todo en porches amplios. Puedes encontrar pérgolas de diferentes acabados: desde madera, lona, caña, o de obra. La elección de la pérgola dependerá del tipo de cada que tangas, y también un poco del presupuesto.

Hamacas y tumbonas

Tanto si tienes un pequeño balcón, como un jardín amplio, no pueden faltarte unas buenas hamacas y tumbonas. Son elementos perfectos para disfrutar de la terraza, y coger sol de forma cómoda. La suerte es que ya vienen modelos de diferentes dimensiones para que puedas elegir el que mejor se adapte a tu espacio. También podrás encontrar hamacas y tumbonas muy modernas con estructuras de madera y textiles en lona con estampados.

Mesas y sillas de jardín

Si te gustan las comidas, o los aperitivos al aire libre, entonces no puedes obviar el contar con unas mesas y sillas de jardín. Se puede decir que son uno de los muebles de terraza imprescindibles. Permiten decorar el exterior, pero también facilitan disfrutar de la familia, o incluso solos de forma cómoda.

Parasoles

En el caso de que no puedas añadir una pérgola, siempre puedes recurrir a los parasoles. Los parasoles protegen del sol y ayudan a crear un poco más de sombra. Se pueden instalar fácilmente y cuando pase la época del verano, puedes retirarlos sin problema. Hay parasoles de formas muy diferentes: redondos, cuadrados, rectangulares…y también de diferentes tamaños. La clave es elegir el que cuente con un material decorativo, pero que también te permita disfrutar del exterior cómodamente y con sombra.