,,
31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

mantas

Contenido

  • ¿Qué plaid elijo?
  • ¿Dónde y cómo coloco mi plaid?

Los plaids son esas mantitas que se colocan en el sofá, una butaca o cama, que sirven para taparte mientras lees un buen libro o ves algo interesante en la tele. Un elemento práctico y decorativo a la par. Pueden ser más finos, para primavera-verano, o más gruesos, para otoño-invierno, así como de variados tejidos y colores. Además, se pueden poner de formas diferentes para que queden chic. ¡Dale al plaid!

¿Qué plaid elijo?

A la hora de elegir un plaid para nuestra casa debemos saber cosas básicas como: ¿qué medida necesito? ¿Qué tejido es más gustoso según la temporada? ¿Qué diseños están en tendencia?

  • Medidas de plaids: normalmente, van desde 125 x 150 cm hasta 230 x 295 cm. Dependerá si son para butaca (escoge el plaid de medidas más pequeñas), para sofá (medianos) o para camas. En este último caso y como orientación, elige plaids de 190 x 230 cm para camas de 90-105 cm. Para camas de 135-150 cm, las medidas de tu plaid deberán ser de 230 x 240 cm.
  • Tejidos para plaids: existen todo tipo de textiles para estas mantas ligeras. Escoger uno u otro dependerá del uso que le des y de la temporada del año en que nos encontremos. Si va a ser una pieza muy usada, intenta buscar tejidos resistentes, a la vez que suaves e hipoalergénicos como las telas polares, en invierno, o el algodón, para primavera. Si tiene un uso más decorativo y no va a sufrir mucho trote, puedes decantarte por fibras sintéticas o tejidos más delicados como la lana, para épocas frías, o la seda, para cálidas.
  • Diseños de moda para plaids: podrás encontrar un amplio abanico de diseños, desde lisos y tonos neutros, que encajan en cualquier ambiente, hasta estampados y de colores vivos. Si deseas transmitir serenidad, escoge un plaid de la misma gama cromática que tu sofá, butaca o ropa de cama. Si, por el contrario, quieres riqueza decorativa, apuesta por tonos en contraste con el tapizado o atrévete con estampados geométricos, muy nórdicos.

¿Dónde y cómo coloco mi plaid?

Cuando no lo estés utilizando, será un elemento decorativo que subirá la decoración de tu salón o dormitorio. Te damos varias ideas para colocarlo:

Effortless-chic: o lo que es lo mismo, decorando de un modo casual, como sin intención, pero está más que estudiado. Deja caer tu plaid como si tal cosa sobre uno de los brazos del sofá o butaca. Una de sus puntas, incluso, puede tocar el suelo.

En el reposabrazos, bien plegado: esta fórmula es todo un clásico. Mantiene el orden visual y deja a mano el plaid para su uso.

En una cesta: es otra forma de mantener el orden en la sala. Si pones el plaid dentro de un cesto, cerca del sofá, lo tendrás a mano pero bien recogido. Y podrás poner varios plaids juntos, haciendo un rollo con cada uno de ellos y dejándolos en vertical dentro de la cesta.

En el estante de la mesa de centro: bien plegado y con el libro que te estés leyendo justo encima. ¡Súper práctico y chic!

En el reposapiés del rincón de lectura: o a los pies de la chaise longue, doblado simplemente por la mitad.

En la terraza: plegado o dejado caer sobre alguna silla de tu exterior, un plaid allí te aportará confort cuando refresque.

A los pies de la cama: doblado por la mitad, bien estirado y liso, tapando solo esta zona final de la cama.

En mitad de la cama: plegado por la mitad y dejándolo caer por los extremos, marcarás una línea intermedia sobre la ropa de cama.

Con un twist o giro sorprendente: coloca el plaid a lo largo de una de las esquinas inferiores de la cama, haciendo un giro en el centro. Sencillo, pero con un resultado muy estiloso.

Enrollado: de esta forma no ocupa apenas espacio y su aspecto lo hace gustoso.


,