,,
31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

sillas de ratán

Contenido

  • ¿Qué es exactamente el ratán?
  • Cuidados y mantenimiento de las sillas de ratán
  • Cómo decorar con sillas de ratán

Si quieres darle a tu comedor, exterior o interior, un aire acogedor, confortable y estiloso, las sillas de ratán son una opción que te interesa. No hace falta que comulgues con un estilo rústico para que las valores como asientos de tu casa, porque encajan en ambientes de todo tipo: nórdicos, boho, modernos… Lo artesanal y eco está de moda, tanto como corriente estética como ética. Y es que la consciencia medioambiental inunda el mundo deco con diseños realizados mediante materiales sostenibles y métodos de fabricación más respetuosos. En este sentido, las sillas de ratán son todo un estandarte, porque representan un back to basics en toda regla.

sillas de ratán

¿Qué es exactamente el ratán?

Muchos confunden el ratán con el mimbre y, aunque ambos son fibras naturales de origen vegetal, su procedencia y propiedades son distintas. El ratán proviene de una palmera trepadora llamada palma de ratán, que crece adherida a otros árboles con un tallo muy delgado y espinoso, y que se encuentra principalmente en el sudeste asiático. Las varas de ratán pueden alcanzar una longitud de hasta 180 metros, que no está nada mal.

Es dúctil como el mimbre, aunque el ratán debe humedecerse para ganar flexibilidad y poder darle forma. Pero tiene una ventaja sobre este: es más resistente.

Otras propiedades del ratán:

  • El ratán puede curvarse, moldearse y anudarse.
  • Es un material aislante, fuerte y biodegradable.
  • Apto indoor y outdoor.
  • Otorga calidez a los espacios.
  • Al poder encontrarse en diferentes formas de tejido, sus diseños y acabados son variados.

Ten en cuenta que también existe el ratán sintético (o ratán PE, si está hecho de polietileno). Este material imita al ratán natural, pero con grandes ventajas como son su durabilidad, resistencia al sol y las lluvias y menor mantenimiento. Los muebles de ratán sintético son más económicos que los de ratán natural y pueden encontrarse en más variedad de colores. Además, son antibacterianos y anti hongos. Eso sí, son piezas industrializadas y pueden tener un aspecto artificial en algunos casos.

Cuidados y mantenimiento de las sillas de ratán

Las sillas de ratán natural requieren un buen mantenimiento ya que al ser fibras naturales, precisan de mimos para que los asientos estén en perfecto estado. Aquí van nuestros consejos:

  1. Mantén tus sillas de ratán en lugares bien ventilados y lejos de la luz solar directa. Aunque este tipo de muebles siempre se han considerado de uso exterior, por su carácter liviano y facilidad de transporte, es bueno protegerlos del sol, ya que podrían perder color con el tiempo. Cúbrelas con textiles protectores cuando no las utilices.
  2. La humedad es la gran enemiga de tus sillas de ratán, porque se puede acumular moho. Si se mojan, sécalas siempre con un trapo absorbente y para limpiarlas, pásales una gamuza suave y listo.
  3. No uses productos químicos, ya que dañan las fibras naturales. Líbrate del polvo con la ayuda de la aspiradora o de un cepillo de cerdas suaves.
  4. Si el paso del tiempo hace mella en tus sillas de ratán, puedes renovarlas pintándolas con pintura especial para muebles de exterior o pintura en spray. ¡Y como nuevas!
Mimbre

Cómo decorar con sillas de ratán

Las sillas de ratán sorprenden por su versatilidad decorativa. Como ya hemos dicho, no hay fronteras para ellas y, aunque originalmente se utilizaban sobre todo en exterior, hace tiempo que las hemos llevado dentro de casa porque se adaptan de maravilla a múltiples ambientes:

  • Para el comedor: las fibras naturales y la madera forman la pareja ideal. Así que para tu comedor, combinar una mesa de madera clara o de roble con unas sillas de ratán será la alternativa más atemporal y natural.
  • Para el rincón de lectura: colocar una butaca o silla de ratán envolvente en un rincón soleado del salón o del dormitorio es todo un planazo. Acompáñala de una lámpara de pie y un buen plaid y tendrás tu rincón de lectura sencillamente perfecto.
  • Para la terraza o el porche: las sillas de ratán son todo un clásico para el exterior de casa. Los nuevos diseños poseen un aire más nórdico para un comedor de verano actual.
  • Como butacas auxiliares para el salón: si quieres ampliar la zona de asiento de tu sala de estar, añade a un lado de tu sofá, en perpendicular, un par de sillas tipo butaca de ratán. Un cojín en cada una y multiplicarás el confort (y el estilo) de tu salón.
  • Para el cuarto de los niños: para dejar su ropa preparada para el cole, para que se descalcen a gusto y con gusto o para que hagan sus deberes. Poner una silla de ratán en la habitación infantil le dará un toque muy dulce.
  • Si te apetece innovar un poco, opta por las sillas de ratán en color, el que mejor se coordine con tu decoración. Y si las prefieres al natural, dales vida con unos buenos cojines, lisos o estampados, para añadir un plus de comodidad y personalidad.

,