,,
31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

sofa chester

Contenido

  • Breve historia de los sofás chester
  • 10 motivos para desear un sofá chester
  • Cómo incluir un sofá chester en tu decoración

Los sofás chester son todo un icono de la decoración. Han pasado años, ¡siglos!, para este modelo, y ha permanecido sin inmutarse. Su diseño clásico atemporal es elegante y pone la nota de distinción en cualquier ambiente; sea del estilo que sea. Se trata de un sofá de líneas curvas, envolventes, tapizado en capitoné: un acolchado que da la sensación de ser muy mullido debido a los botones repartidos de forma geométrica por la parte del respaldo y en los reposabrazos. Pocos sofás han resistido al paso de modas como el Chéster. Por algo será, ¿no crees?

Breve historia de los sofás chester

Te ponemos en antecedentes, porque cuando adquieres un sofá Chéster, estás comprando algo más que un sofá. Se trata de una pieza con tanta historia (¡y qué historia!) que se convertirá en motivo de conversación mientras estés entre sus mullidos brazos.

Es un sofá de leyenda. Cuanta la historia que corría el año 1770, cuando el conde de Chesterfield encargó a un prestigioso ebanista londinense un sofá que permitiera a los distinguidos caballeros de la alta sociedad sentarse erguidos, para así no estropear su atuendo. Debía ser “duro y robusto”, con los brazos y respaldo a una misma altura para obligar a sentarse con la espalda recta.

El artesano ebanista entregó al noble lo que se convertiría en el primer capitoné de la historia: un sofá con el canapé tapizado en su totalidad y el respaldo salpicado de botones que parecían hundirse en su superficie. La tapicería original era de piel, aunque este icono del estilo inglés se ha vestido de todo tipo de tejidos desde entonces.

Se dice, se cuenta que, en su lecho de muerte, lord Chesterfield  recibió la visita de un joven diplomático, el señor Dayrolles. Al ver a su huésped de pie, el moribundo indicó a su mayordomo que diera a mister Dayrolles un asiento. El servicial mayordomo se lo tomó al pie de la letra, regalándole el sofá al invitado, quien viajó hasta su casa con el mamotreto. Cuando damas y caballeros de la alta sociedad londinense lo vieron, se encapricharon de él y empezaron a pedir sus propios ‘Chester’. Y de allí, el resto es historia.

Hace más de 200 años que los sofás chester están dando guerra. Interioristas y decoradores lo incluyen en todo tipo de proyectos, residenciales o públicos. También ha salido, muy fotogénico él, en múltiples series y películas. Todo un clásico contemporáneo en plena vigencia. 

10 motivos para desear un sofá chester

  1. ¡Menudo carácter! Si pones un sofá chester en tu vida (o salón), el ambiente se transforma por completo. Pocas piezas decorativas imprimen tanto carácter como esta. Con su mera presencia, la estancia adquiere una fuerte personalidad, sin necesidad de muchos complementos.
  2. Se ha ganado el título de icono, por lo que todo el mundo reconoce este diseño universal.
  3. Como has podido leer, proviene de una cuna aristocrática y este halo lo conserva intacto. Así que, con los sofás chester apuestas por espacios distinguidos y con mucho glamour.
  4. Es camaleónico. Aunque el original era de piel, su apariencia ha ido cambiando con los años, vistiéndose con todo tipo de textiles. Actualmente, los chester tapizados en terciopelo arrasan.
  5. Para todos lo estilos. Su base clásica es tan flexible que encaja tanto en ambientes más tradicionales, como modernos, de estilo industrial, rústico, vintage
  6. No pasará de moda. Los sofás chester poblaron los más prestigiosos clubs sociales privados de caballeros en la Inglaterra más chic. Su esencia perdura, así que con uno en casa te teletransportarás a una época dorada.
  7. Se diseño para mantener una postura erguida, así que su forma y tamaño están al servicio de dicho noble cometido.
  8. Pega con todo. Da igual el estilo de muebles que lo rodeen, el sofá chester combina de maravilla.
  9. Versión butaca, 2 plazas, tres plazas o más. Los sofás chester se adaptan a todo tipo de espacios, grandes o pequeños.
  10.  Envejecen estupendamente. Si eliges un sofá chester de piel, el paso del tiempo se dibujara en su superficie, creando marcas que le dan caché. Los sofás chester con aspecto vivido son los más cotizados.

Cómo incluir un sofá chester en tu decoración

Si te gusta la decoración nórdica… Puedes conseguir un contraste muy armónico y estético si mezclas un sofá chester en color marrón claro junto con el resto de elementos, como lámparas, mesitas auxiliares y consolas, en tonos fríos como el blanco o el azul. También puedes optar por un sofá chester en color blanco.

Si te va el estilo vintage… Los sofás chester encajan perfectamente en ambientes de decoración retro. Elige un sofá chester con acabado en piel y se convertirá en la pieza central del salón. Combínalo con muebles de madera al natural o decapada.

¿Fan del estilo clásico?… El sofá chester es un mueble con mucha historia a sus espaldas, así que está pensado para ambientes nobles con acento british. Una manera de rematar el look clásico es con un acabado en terciopelo. Una estantería de madera con muchos libros, vitrinas del mismo estilo o hasta solemnes escritorios, serán sus fieles compañeros.

Un must del estilo industrial… Los sofás chester también se adaptan muy bien a espacios industriales. Combínalo con lámparas metálicas en color negro, así como con sillas Eames de plástico.

En salones modernos… Dale color a tu sofá chester eligiendo un modelo en rosa o celeste. Su imagen será de todo menos rancia, apostando por tonalidades de tendencia.

¡Déjate inspirar por los consejos de nuestros mejores expertos en la página web de Westwing y dele a tu casa un aire british con el sofá chester! Regístrate ahora en Westwing y empieza a disfrutar de nuestras ventajas y ofertas exclusivas para socios. Miles de productos al mejor precio te están esperando. ¡Todo para una casa con estilo!


,