,,
31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?


Contenido

  • ¿Qué son los sofás rinconeras?
  • ¿ Cuándo puedo optar por un sofá rinconero?
  • Tipos de sofás rinconeras
  • Consejos para colocar tu sofá esquinero

Los sofás rinconeras son ideales para salones amplios. Su principal ventaja es que ganan plazas de asiento para que todo el mundo pueda sentarse cómodamente. Con los sofás esquineros ¡caben más personas! Además, sirven para delimitar distintas zonas del salón de manera discreta y aprovechar al máximo los metros. En el salón, en la terraza… un sofá rinconero será el rey.

¿Qué son los sofás rinconeras?

Un sofá esquinero es un sofá que está diseñado para cubrir el ángulo recto de 90 º de un espacio, al situarse en uno de sus rincones o esquinas. Esta característica única es su punto fuerte, porque evita dejar puntos muertos en el salón, aprovechando todo el espacio disponible. Además, ofrece más capacidad que los sofás de dos o tres plazas.

¿ Cuándo puedo optar por un sofá rinconero?

  • Pues si sois más de tres en casa o bien os gusta recibir a familiares y amigos con bastante asiduidad. Entonces, este es tu sofá, porque propicia la comunicación fluida y facilita la interacción. Es la versión de sofá ideal para la gente sociable y familiar.
  • También cuando tu salón es largo y estrecho y poner dos sofás en perpendicular es complicado sin dejar rincones sin uso. El sofá esquinero es una magnífica alternativa a la distribución clásica de sofás en L.
  • Si eres fan del orden, los sofás rinconeras te enamorarán, porque al reunir todas las plazas en una sola pieza, el salón se verá más ordenado, equilibrado y recogido.
  • Si tienes un rincón de 250 x 180 cm en tu salón, ya podrás gozar de un sofá esquinero confortable.
  • Para conseguir un rincón especialmente acogedor.
  • Si buscas separar dos ambientes dentro de una misma estancia, de una forma sutil y práctica.
Sofá rinconera gris oscuro

Tipos de sofás rinconeras

Ciertamente, existen sofás rinconeros prediseñados. Es decir, modelos que puedes pedir bajo catálogo con las medidas ofrecidas por los fabricantes. Pero es más común que entren dentro de la categoría de sofás modulares. Así pues, la composición de sofás esquineros más habitual es la que se lleva a cabo mediante módulos estándar de diferentes dimensiones, que te permiten confeccionar el sofá a la medida del espacio. Los sofás rinconeras modulares permiten ir adaptando el mueble en función de las visitas y de nuestras necesidades familiares.

Incluso hay fabricantes que ofrecen la posibilidad de completar el rinconero con un módulo chaise longue. Hay muchos modelos de sofás esquineros, en forma de L, en forma de T o incluso en forma de U.

Si bien hace unos años, la oferta de sofás esquineros era limitada, ahora, al igual que el resto de sofás, los puedes encontrar de piel, de tela o de terciopelo.

No importa el estilo de tu casa, siempre encontrarás sofás rinconeros que se adapten para crear el mejor look rústico, contemporáneo, nórdico o clásico. Cómodos, grandes, de obra, de tela, elegantes, modernos… La variedad es amplia.

Si deseas aligerarlo visualmente, opta por un modelo con patas y por tapicerías claras. Se verá más liviano.

Puede resultar más caro que un sofá en línea, pero si realmente le vas a sacar partido, la inversión merecerá la pena.

Consejos para colocar tu sofá esquinero

  1. Tener zonas de paso grandes (unos 80 cm entre distintas piezas) permite crear una sensación de amplitud. Si tienes un sofá rinconero, apoya la parte más larga en la pared y deja la más corta “libre”. De este modo, puedes crear dos ambientes distintos sin obstaculizar tanto la zona de paso.
  2. Mantén el equilibrio. Los sofás esquineros suelen ser de grandes dimensiones. Eso significa que van a captar un gran protagonismo y que pueden llegar a cargar el salón a nivel visual. Compénsalo con muebles bajitos y ligeros.
  3. Si tu salón es pequeño, pégalo contra dos paredes, para dejar un espacio central bien despejado.
  4. Si tu salón es muy grande, puedes colocarlo en medio de la sala, donde adquirirá total protagonismo.
  5. Como su tamaño es considerable, escógelo en tonos neutros y claros, para que no sea muy cargante visualmente.
  6. Recuerda que debe haber un espacio de 40 cm como mínimo entre el sofá y la mesa para que el acceso sea fácil y la circulación cómoda.

,