,,
31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

Sofá rinconero

Contenido

  • Cuándo optar por un sofá a medida
  • Claves para acertar en el diseño de sofás a medida

Los sofás a medida son muebles exclusivos, realizados completamente al gusto del usuario y a las necesidades de su espacio singular. Así como no todas las casas son iguales, sobre todo si hablamos de espacio muy reducidos o con medidas poco convencionales, los sofás que a menudo encontramos en los catálogos pueden no satisfacer nuestros objetivos. Es en este punto donde los sofás a medida tienen mucho que decir. Escoger el tamaño, forma, tapizado y accesorios de tu sofá a la carta puede ser más costoso, pero el resultazo será único. ¡No habrá otro sofá igua!

Cuándo optar por un sofá a medida

  1. Necesitarás sofás a medida cuando vivas en un apartamento muy pequeño, quieras cubrir toda una esquina del salón o precises de medidas especiales difíciles de encontrar entre la oferta del mercado.
  2. Tengas necesidades especiales en cuanto a reposabrazos, reposacabezas y plazas para satisfacer a todos los usuario.
  3. Si quieres que sea más que un sofá. Es decir, si quieres añadir una zona de trabajo, acoplando una mesita con la altura deseada, o necesites que sea sofá y cama, por ejemplo.
  4. Quires un tapizado o color especial. La mayoría de sofás estándar ofrecen la posibilidad de escoger entre distintos tejidos y colores, así como diferentes composiciones, si son sofás modulares. Pero hay veces que deseamos una superficie en concreto o un color original, que los sofás de catálogo no nos pueden ofrecer. En estos casos, o bien seleccionas un sofá que por medidas te vaya bien y lo retapizas, o te haces un sofá a medida.
  5. Si los usuarios del sofá tienen medidas y pesos fuera de lo común, esta será la solución. Un sofá a medida permite reforzar la zona de las lumbares para hacerlo más confortable o jugar con la ergonomía, la altura del respaldo, el fondo del asiento… El sofá se ajustará a ti y no tú al sofá.

Claves para acertar en el diseño de sofás a medida

  • Antes que nada, piensa en tus costumbres a la hora de utilizar el sofá. ¿Te gusta leer en él? ¿Ver la tele? ¿Dormir? Define tus prioridades en tus usos, para así diseñar el sofá a medida ideal.
  • Mide el espacio donde vaya destinado. Un sofá a medida permite salvar alguna irregularidad de la pared del salón o, incluso, un pilar que queda en el muro donde se apoya el sofá. Encajará al milímetro.
  • Además de las medidas del espacio, piensa en cuántas plazas de asiento necesitarás, si eres de los que recibes mucho en casa y si quieres incorporar chaise longue o no.
  • Las patas pueden ser casi invisibles, haciendo que el sofá quede pegado al suelo, o bien decorativas. Las más habituales son de madera (lacada en color o no) y de metal (en este caso debe ser galvanizado para que no se deterioren con la humedad o productos de limpieza del suelo). Si el sofá se separa del suelo lo suficiente, facilitará la limpieza.
  • Define su forma. ¿Con o sin reposabrazos? Los más anchos y blandos son adecuados para apoyar la cabeza. Los más cuadrados no son tan cómodos; tendrás que añadir un cpojín para las cervicales. Los hay bajos y anchos y altos y estrechos. Prescinde de ellos cuando busques un efecto más ligero. Líneas rectas o curvas, con respaldos altos o bajos, con zona de asiento única o con particiones, etc.
  • Clásico, moderno, nórdico, rústico, industrial… Podrás optar por darle el estilo que más se ajuste con tu personalidad y decoración.
  • Piensa en incluir almacenaje. A veces esta cuestión se pasa por alto y realmente es muy útil. Ya que creas tu sofá ideal, otórgale otra funcionalidad muy práctica, que con el tiempo agradecerás: la de poder almacenar cojines, ropa de cama, juguetes, etc.
  • Al ser un sofá realizado bajo pedido, el coste económico será más elevado. Así que nuestro consejo es que partas de una base muy neutra, para que no te canse y dure muchos años, amortizando así la inversión.
  • Fíjate muy bien en la calidad del material con que se realiza la estructura, el esqueleto del sofá. Los más adecuados y duraderos son las estructuras metálicas, sobre todo en sofás relax motorizados, y la madera, como la de pino que se caracteriza por su ligereza y resistencia.
  • Después deberás poner el foco en su relleno. Podrás escoger la densidad y tipo de espuma o relleno que mullirán los asientos y respaldos. En general, las espumas por encima de los 30 kg de densidad son buenas y soportarán bien el uso y el paso del tiempo. Por debajo de este índice no son aconsejables porque se deforman fácilmente. Aquí entran en juego otra vez los gustos. Hay quieres prefieren más firmeza y quienes buscan sofás más blandos. Podrías optar por un mix: un asiento firme y un resaldo más mullido, para sentir que tu sofá te abraza. para los respaldos podrás escoger entre fibra hueca o copo-látex, si quieres suavidad; o espuma o visco en el caso de que te decantes por firmeza.
  • Ahora vamos a por su exterior, su cara visible. Te guiamos para que la apariencia de tu sofá a medida sea duradera. Los tonos claros pueden resultar sucios, mientras que en los oscuros, depende de qué manchas se ven más. Opta por tonos medios; son más sufridos.
  • Ya que estás, elige un tejido anti-manchas. En los últimos años se ha avanzado mucho en la fanricación de textiles repelentes de líquidos y otras manchas, para que el sofá esté como nuevo durante años. Que sepas que también existen tejidos especialres para masvotas, los cuales evitan que puedan enganchar las uñas.

Con los sofás a medida, ¡podrás elegir hasta el más mínimo detalle de tu sofá!


,