31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

Sofás beige

Se nos ocurren muchas y poderosas razones para apostar por los sofás beige en casa. Y es que son piezas tan versátiles y atemporales que se convertirán en una apuesta segura para tu decoración. ¿Quién dijo que el beige es aburrido? Te desmontamos este mito para que veas las múltiples posibilidades de los sofás beige; todo un clásico muy de moda.

10 razones por las que desear un sofá beige

  1. No pasan de moda: Sabemos que el sofá es una de las inversiones más importantes a la hora de decorar una casa. Además, es un mueble que deberá durar años y años. Vamos, que no se cambia tan fácil como las fundas de los cojines. Por eso el beige es la mejor respuesta, ya que se trata de un tono atemporal, que resiste al paso de las tendencias.
  2. Es un tono neutro que va con todo: Aunque seas fan del color, mejor que para los elementos grandes de tu casa vayas a lo seguro: sofás, paredes y demás ítems perennes deberán elegirse en tonos neutros que te permitan jugar con otros más caducos. El beige es la base perfecta para meterle color.
  3. Es muy versátil: Anímalo con los cojines, que podrás cambiar cada temporada para que tu sofá tenga un look distinto sin modificar lo esencial. En primavera-verano, coloca cojines de colores vivos y estampados. Para otoño-invierno, recurre a fundas en colores más sufridos y cálidos. ¡Tu sofá beige será otro!
  4. Es muy luminoso: Al ser un blanco roto, aportará mucha luz a tu salón, atrapando cada rayo y reflejando la luminosidad. Posee las ventajas del blanco, pero con un plus de calidez.
  5. No ocupa visualmente, ideal para salones pequeños: El peso visual de un sofá es considerable, así que si optas por sofás beige, no ocuparán tanto en apariencia. Su color es un trampantojo que los hace más ligeros. Ganarás espacio, sin perder calidez.
  6. Es cálido: El beige es un tono fresco, pero a la vez resulta muy acogedor. Es su superpoder.
  7. Su riqueza de matices lo hace camaleónico: Hay tantos matices de beige que te permitirán jugar con sofás más claros a más oscuros. Su gama ofrece un abanico enorme de posibilidades.
  8. Va con todas las estaciones (y estilos): Da igual que sea verano que invierno. Y que tu estilo sea moderno o clásico. Los sofás beige se adaptan a todo.
  9. Transmite limpieza, orden y naturalidad: Porque calma la mirada y la vista lo percibe todo más sereno.
  10. Hace resaltar el suelo, paredes y las alfombras coloridas: Haz la prueba: coloca una alfombra especial a sus pies y cobrará mayor protagonismo si cabe. Enfrente de una pared con papel pintado o sobre un suelo hidráulico, los sofás beige hacen que su entorno brille más.

¿Su principal hándicap? ¡Fácil de combatir! Si piensas que puede ser un imán para la suciedad, demasiado delicado o impersonal, la solución se encuentra apostando por tejidos con tratamiento antimanchas y cojines desenfundables. Para darle mayor carácter, juega con las texturas, resistentes a los roces, y añádele color con fundas y plaids.

Consejos para decorar con sofás beige

Los sofás beige son un recurso fácil de combinar. Pero te damos algunos tips para que escojas las versión más acorde con tu estilo:

  • Un sofá beige muy clarito y de líneas rectas va perfecto en salones de estilo moderno o nórdico. En este último caso, acompáñalo de cojines y una lámpara en negro, para dar contraste.
  • Si tu estilo es más bien rústico, un sofá beige con tela de lino al natural te ayudará a dar ese aire campestre y natural.
  • Un sofá beige de líneas curvas y acompañado de mucho cojín en tonos claros, estampados o lisos, y un plaid grande y gustoso será ideal para salones de corte clásico.
  • Para un estilo boho, opta por un sofá beige muy mullido y con efecto desgastado, que se vea vivido. Los cojines con borlas son su complemento idóneo.
  • Los sofás beige de cuero significan un punto de sofisticación para tu sala. Eso sí, abstenerse de esta versión si tienes niños o mascotas.
  • Los colores que se llevan bien con el beige son, sobre todo, los tonos tierra y verdes. Aunque si bien es cierto que el beige admite todo tipo de tonalidades, son estas gamas mencionadas las que transmiten mayor sensación de paz, por su similitud con la naturaleza.

Como ves, hay un sofá beige para cada corriente decorativa, así que si tienes claro el tono y diseño, ¡a por él!