,,
31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

Sofás beige

Contenido

  • ¿Qué hace clásico a un sofá?
  • Claves para decorar sofás clásicos

Los sofás clásicos se caracterizan por ser distinguidos, mullidos, cómodos y estilosos. Su punto classy otorga un halo de glamour a los ambientes, así como confort, sofisticación y un gran sentido acogedor. Si te gustan los sofás clásicos, ya sea para mantener el estilo decorativo de tu salón o para dar contraste a un espacio moderno, deberás elegirlo teniendo en cuenta todas sus posibilidades actuales. Porque clásico, sí; anticuado, no.

¿Qué hace clásico a un sofá?

Aunque existen muchos y variados modelos dentro de la categoría de ‘sofás clásicos’, podemos definir algunos rasgos comunes en todos ellos:

  1. Líneas curvas: en su diseño priman los trazos redondeados, haciendo que el sofá se vea más acogedor, amable y cómodo. Ni una arista. Tanto sus asientos, como respaldo y reposabrazos se distinguen por poseer sutiles perfiles, formas mullidas y un aspecto general muy comfy.
  2. Reposabrazos contundentes: ¿reposabrazos sí? ¿Reposabrazos no? En lo que concierne a los sofás clásicos, la respuesta es un sí rotundo. Una de las principales señas de identidad de los sofás clásicos es la presencia de reposabrazos grandes y acolchados.
  3. Patas robustas: altas o bajas, las patas de un sofá clásico son fuertes, grandes y visibles. Les dan altura y consistencia. A veces pueden estar tapadas por faldones de tela, que acentúan aún más su look tradicional.
  4. Tejidos sofisticados: la pana, el terciopelo, el algodón o el lino son algunos de los textiles que suelen vestir a los sofás clásicos. El capitoné, el típico acolchado con botones y relieves, también es propio de estos modelos. Tapizados con mucha personalidad y suavidad, que te abrazan y conquistan miradas.
  5. Colores sobrios: los sofás clásicos admiten múltiples colores, siempre que sean neutros y sofisticados. Del blanco más pulcro a los tonos tierra, verdes olivo, azules imperiales, berenjena o burdeos.
  6. Estampados tradicionales: lisos o con dibujos, pero no cualquier estampado. Los sofás clásicos pueden vestirse de rayas, para un ambiente más serio, de flores, para espacios más country, hasta de cuadros, para atmósferas british.
  7. Cojines, muuuchos cojines: otro elemento clave que define a los sofás clásicos es la cantidad de cojines que pongas. Aquí el más es más. Si el sofá es liso, coloca cojines en los estampados que hemos señalado en el punto anterior. Si el sofá está tapizado con una tela estampada, entonces opta por cojines lisos en la misma gama de color y distintos formatos (cuadrados, rectangulares…)

Claves para decorar sofás clásicos

¿Te gustan los sofás clásicos, pero no sabes si a tu salón le pega un modelo de este tipo? Ante esta cuestión, tienes tres opciones:

Sofás clásicos para un salón clásico: si tus muebles son clásicos y quieres continuar con esta corriente, para que el espacio se vea coordinado y homogéneo, apuesta por un sofá del mismo estilo. En este caso, te aconsejamos que no recargues de más con objetos y accesorios decorativos o cortinas demasiado pesadas. El exceso podría crear un conjunto barroco. Mejor apuesta por un tapizado claro y luminoso, que destaque las formas redondeadas del sofá. Así se convertirá en un foco de atención y relax en la estancia.

Sofás clásicos para un salón moderno: Yes, you can! Si tu salón es actual, pero deseas darle un toque de calidez o un giro de estilo, apuesta por el contraste colocando un sofá clásico. Se creará un equilibrio entre las líneas rectas del mobiliario y la sobriedad de color, junto con las curvas y las texturas de un sofá robusto y con carácter. Un modelo como los sofás chester o en terciopelo aportarán mucho encanto y riqueza en ambientes contenidos.

Ni todo clásico, ni todo moderno: si quieres que tu salón sea personal y con mucho estilo, no temas combinar piezas actuales con otras más clásicas. En la buena mezcla estará el secreto. Y como el sofá es una pieza tan sobresaliente en una estancia, atrévete con uno de nuestros modelos clásicos, combinado con una vitrina o consola recuperadas, una lámpara de araña y mesitas auxiliares, alfombra y espejos de líneas modernas. Viva el mix & match.

Al principio solía estar tapizado en piel, aunque también había sofás Chester tapizados en tela. Hoy es uno de los sofás clásicos más elegantes que existen. Además, resulta muy fácil de combinar con piezas de otros estilos, como muebles industriales o de inspiración vintage.

Si necesitas más sugerencias para elegir sofás clásicos, inscríbete en la página de Westwing y accede a todas sus inspiradores ideas.


,