31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?



Contenido

  • 10 claves para elegir el sofá ideal
  • Criterios para escoger la forma de sofá perfecta
  • Estilos de sofás, ¿cuál es el tuyo?

Los sofás son las piezas de mobiliario protagonistas de todo salón. Elegir el sofá ideal para tu casa es una de las decisiones más importantes en decoración, porque se trata de un elemento muy visible que deberá satisfacer tanto tus exigencias estéticas como prácticas y de comodidad. ¿De cuántas plazas lo escojo? ¿Qué tapizado es el más resistente si tengo niños y/o mascotas? ¿De qué color lo elijo? Estas y muchas otras preguntas pueden agolparse en tu mente a la hora de comprar un sofá. Te las respondemos y así podrás tomar una decisión acertada ante una inversión tan valiosa. ¡Y tendrás sofá para años!

10 claves para elegir el sofá ideal

  1. Mide tu espacio. Un sofá de dos plazas mide unos 180 cm de ancho y uno de tres plazas unos 230 cm. Los de cuatro plazas solo se recomiendan para salones a partir de 40 m2. A estas medidas deberás sumarle la de las zonas de paso (para circular cómodamente deja 80 cm entre los muebles o muros) y dejar unos 40-50 cm entre el sofá y la mesa de centro.
  2. El sofá debe estar proporcionado al salón. Un sofá grande en un salón pequeño o uno demasiado mini para un salón amplio puede estropear el conjunto.
  3. Piensa en cuántos sois en casa. Si tienes familia numerosa, lo mínimo es que optes por un sofá de cinco plazas. Si sois tres o menos, con uno de tres o dos plazas (acompañado de una butaca) será suficiente. Si vives en un piso o apartamento y necesitas plazas extra, recurre a los puffs; piezas de asiento muy versátiles de quita y pon.
  4. ¿Cuál es tu estilo? El diseño del sofá determinará en gran medida la estética de tu salón. Por lo tanto, si tu decoración es moderna, escoge un sofá actual. Si te gusta el estilo clásico, opta por sofás con brazos de formas redondeadas. Hay sofás para todos los estilos.
  5. Si no te quieres cansar pronto de tu sofá, huye de las modas y decántate por un sofá liso y de color neutro. Si te va la marcha y deseas impacto para tu salón, los tapizados estampados (las rayas verticales estilizan y los cuadros pequeños agrandan el sofá) o de colores vivos son la respuesta. Los motivos grandes déjalos para una butaca o para los cojines.
  6. El presupuesto también condiciona la compra del sofá. Piensa que sí, es una gran inversión, pero se trata de un mueble primordial, que usas cada día y que te durará muchos años (una media de 15). Aprovecha los descuentos y si te dan la opción de pagar el sofá a plazos sin coste adicional, mejor que mejor.
  7. Fíjate en su resistencia. Las patas mejor que sean fijas (si están atornilladas pueden ser más inestables) y el armazón, de acero, aluminio o de madera maciza.
  8. Para que sea ergonómico, mira que su diseño recoja bien las lumbares y que la cadera forme ángulo recto con las rodillas. También que los reposabrazos estén a la altura del codo.
  9. El relleno de espuma es el más habitual. Mira que esta sea resistente y de alta densidad, viscoelástica o de poliuretano HR.
  10. Si la tapicería es de algodón, el sofá resultará fresco y fácil de mantener (sobre todo si tiene tratamiento antimanchas en casas con niños y mascotas). Las fibras sintéticas son menos transpirables pero la mayoría de ellas son resistentes. Elige un tejido que permita lavar las fundas de los cojines en la lavadora. Lo agradecerás.

Criterios para escoger la forma de sofá perfecta

El tamaño y forma de tu salón condicionará la configuración de tu sofá:

  • Sofás rectos o en línea: para salones pequeños en los que tienes que adosar el sofá a una de las paredes. Suelen ser sofás de dos a tres plazas. Este tipo de piezas son ideales para leer o ver la tele, pero no para charlar con amigos.
  • Sofás esquineros o con chaise longue: para salones medianos, tanto rectangulares como cuadrados. Suelen ser sofás de cuatro o cinco plazas. La chaise longue puede colocarse en ángulo a derecha o izquierda.
  • Sofás en forma de U: para salones grandes y cuadrados. Suelen ser sofás de seis o más plazas. Perfecto para propiciar las conversaciones entre miembros de la familia o amigos.

Estilos de sofás, ¿cuál es el tuyo?

Y una vez tratados los aspectos prácticos, seguro que te interesa conocer las opciones estéticas de sofás, para que el modelo seleccionado se adapte como un guante a tu casa. La buena noticia es que sí, existe un sofá para cada estilo decorativo.

Sofás modernos: se caracterizan por tener líneas marcadas y rectas, ser modulares, flexibles y más bien bajos (lo que implica patas cortas). Con poco respaldo y amplia zona de asiento, quedan perfectos tanto en espacios diáfanos, como elementos separadores de salón y comedor en mitad de la sala, o pegados a la pared. Puedes escogerlos tanto en colores vivos, como azul noche o amarillo mostaza, como en tonalidades más neutras, como el gris.

Sofás clásicos: sus curvas los delatan. Con reposabrazos redondeados, grandes respaldos y asientos mullidos. Los tejidos, vaporosos y muy gustosos. Los estampados, de flores o cuadros. Si son lisos, en blanco o beige. El capitoné también va con este estilo.

Sofás retro-vintage: sofás de cuero, tipo Chester, o de terciopelo. Las patas largas e inclinadas pueden dar un aspecto midcentury, muy estilizado. Este tipo de piezas aportan al ambiente un aura encantadora, de otros tiempos, con mucha personalidad y elegancia.

Sofás rústicos: sofás con estructura robusta de madera maciza y tapizados en lino o tela tipo saco a rayas. Si le añades cojines con estampados vegetales o flores liberty, el look será total.