,,
31 millones de socios

¡Bienvenido al club!

  • Nuevas ventas todos los días
  • Las mejores marcas hasta el -70%
  • Exclusivo para socios.

¿Ya estás registrado?

Taburetes altos

Contenido

  • Ventajas de los taburetes altos
  • Los materiales de moda para taburetes altos
  • Taburetes altos para cada estilo
  • Otros consejos para elegir taburetes altos

Los taburetes altos son piezas de mobiliario muy prácticas y versátiles. Cuando pensamos en ellos, enseguida se nos viene a la cabeza la imagen de una barra de cocina, pero su flexibilidad es tal, que los podemos encontrar en otros lugares de la casa. Aquí tienes las ventajas, los diferentes estilos y materiales de taburetes altos, para que elijas los tuyos. Con altura y criterio.

Ventajas de los taburetes altos

  1. Son fáciles de desplazar por su ligereza.
  2. Son asientos cómodos que llegan donde otros no pueden hacerlo.
  3. Si pones una barra de desayuno con taburetes, cambiarás el aspecto de tu cocina totalmente. Pasará de ser un espacio de trabajo a una estancia para compartir buenos momentos en familia. ¡El valor de tu cocina se multiplicará!
  4. Añaden contraste. Si quieres jugar con la decoración y subir el nivel de una cocina muy sobria, unos taburetes altos de diseño especial te ayudarán, y mucho.
  5. Puedes encontrarlos de diferentes alturas, para que se adapten a distintas superficies.
  6. Su flexibilidad hace posible que puedas colocarlos no solo en la barra del office, también en lugares insospechados, como en el recibidor, el baño o el salón, a modo de mesa auxiliar.
  7. ¿Hasta en el baño? ¡Claro que sí! Si tienes un rincón desangelado, pon un taburete alto con una planta y verás que twist le das al ambiente de aseo.

Los materiales de moda para taburetes altos

  • Taburetes altos metálicos: son ideales para dar un estilo industrial. Además, son muy resistentes y fáciles de limpiar, un aspecto clave cuando están destinados para desayunos y comidas rápidas. Si te parecen un tanto frío, les añades un cojín y el equilibrio está servido.
  • Taburetes altos de fibras vegetales: de mimbre, ratán… son tendencia. Además de aportar una imagen acogedora y natural, los asientos de fibras trenzadas pegan con todo.
  • Taburetes altos de madera: los de toda la vida. Cuánto más depurado sea su diseño, menos te cansarás de ellos. Se llevan las maderas sin tratar y con pinturas decapadas o chalk paint.
  • Taburetes altos de plástico: son modernos, fáciles de limpiar y muy ligeros. Tres características que los hace deseables para casas donde hay niños. Además, su gama de colores hace que encajen en cualquier decoración.
  • Taburetes altos con asientos de cuero: son elegantes, porque elevan la imagen de un office a la máxima potencia. Además, su superficie se limpia con un simple paño húmedo.
  • Taburetes altos tapizados: ya sabes que el universo de los tejidos es todo un mundo. Mira que tus taburetes altos estén tapizados con telas  bonitas, sí, pero también con tratamiento antimanchas. Los de terciopelo dan un aire chic.
  • Taburetes altos de rejilla o cannage: un clásico que ha vuelto con fuerza. Los taburetes altos con asientos de rejilla aportan una estética atemporal y sofisticada.

Taburetes altos para cada estilo

Sabemos que los taburetes altos son piezas esencialmente prácticas, con muchas ventajas como has podido ver. Pero es que ¡además decoran!

Para barras con mucho glamour: no hay duda; tus taburetes altos deben estar tapizados en terciopelo o pana. Rosa, verde botella o azul, darán un aire de barra de bar elegante.

Para ambientes bohemios: nada mejor que los taburetes altos de fibras vegetales. En los tonos naturales del ratán o el mimbre, o bien pintadas de blanco o negro.

Para offices modernos y nórdicos: los taburetes altos de plástico son todo un acierto. Mientras que para cocinas más clásicas, apuesta por los de cannage o rejilla.

Para dar un aire industrial a tu barra, apuesta por los taburetes altos metálicos. Y si te va lo rústico, tapizados en lino.

Otros consejos para elegir taburetes altos

Con patas o con pedestal giratorio: de dos, tres o cuatro patas, su base os estiliza y les aporta mucha estabilidad. Si eliges un modelo con pedestal giratorio, apostarás por la versatilidad y ergonomía que esta característica propicia, al facilitar la interacción y libertad de movimientos.

Con respaldo o sin: escógelos con respaldo si vas a pasar bastante tiempo sentado en ellos, porque son más confortables. Sin respaldo conseguirás unas líneas más puras, mayor ligereza visual y son idóneos para espacios pequeños, ya que no recargan tanto el ambiente.

Con reposapiés: para los adultos será suficiente con un solo reposapiés, pero si hay niños en casa, serán necesarios dos, para que lleguen con sus piernas al de la primera altura y estén más cómodos.


,