Protectores de cuna

Protectores de cuna

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Protectores de cuna:la guía Westwing

Cuando tenemos un bebé, se convierte en el centro de nuestra atención y queremos hacer todo lo posible para que todo sea perfecto. Por esta razón, lo más importante es que tenga una cuna donde poder descansar cómodamente y sin peligro. Para esto sirven los protectores de cuna, que impiden que nuestro bebé saque los brazos o las piernas por los barrotes y se haga daño. En Westwing queremos que nuestro bebé disponga de todas las comodidades necesarias y pueda dormir tranquilo tanto por la noche como a la hora de la siesta. Para ello, los protectores de cuna velarán por su seguridad mientras nuestro pequeño esté descansando. Además, los protectores de cunas tienen diferentes diseños, por lo que podemos combinarlos con el resto de los muebles y accesorios de las habitaciones para bebés, como el estilo de la cuna, el cambiador o incluso con los vinilos decorativos infantiles.

 

La seguridad es lo más importante

A la hora de elegir una cuna que se adapte a las necesidades de nuestro bebé, tenemos que tener en cuenta una serie de consejos y medidas de seguridad. Los primeros meses, nuestro pequeño puede dormir al lado de nuestra cama en un moisés o un capazo con bordes acolchados, para que no se haga daño. Posteriormente, cuando traslademos a nuestro bebé a la cuna debemos elegir una que esté homologada y sea realmente segura para nuestro pequeño.

El bebé tiene que tener suficiente espacio a los costados de la cuna para que se pueda mover con comodidad, pero los barrotes deben de ser suficientemente altos para que no se pueda caer cuando se ponga de pie. Además, los protectores de cuna no son simples accesorios, sino que tienen la función de proteger a nuestros bebés. Normalmente, se desaconseja el uso de cojines, almohadas y otro tipo de accesorios acolchados, porque pueden suponer un peligro de asfixia.

Elegir los protectores de cuna adecuados

Como hemos mencionado previamente, no es recomendable que los protectores de cuna sean demasiado acolchados. Por esta razón, se recomienda que sean de telas finas y sin demasiado relleno. Por otro lado, siempre podemos fabricar nuestro propio protector de cuna de una manera muy sencilla. Si nos gustan las labores de costura, este pequeño DIY no nos supondrá ningún problema.

Lo primero que tenemos que hacer es tomar las medidas de la cuna de nuestro bebé, para que el protector se ajuste de manera correcta. Después tendremos que coser las telas que hayamos elegido, siguiendo la forma de la cuna y finalmente meter dentro la guata u otro tipo de material, como la espuma para colchones, que sea adecuado para la cuna de nuestro bebé. Una idea original, es hacer un protector de cuna con forma de casas de diferentes colores o incluso un simpático gusano multicolor.

Haga que su bebé se sienta cómodo y pueda disfrutar de dulces sueños sin preocuparse por nada. ¡Déjese inspirar y encuentre los protectores de cuna que mejor se adapten a su bebé!