Puertas correderas

Puertas correderas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Puertas correderas:la guía Westwing

¿Cuál es la mejor manera de aprovechar el espacio de nuestra vivienda al máximo? ¿Queremos crear un ambiente diáfano por el que movernos libremente sin necesidad de abrir y cerrar puertas? La solución perfecta son las puertas correderas: se trata de productos que nos permiten ganar un extra de espacio y modificar los ambientes de nuestra casa dependiendo de las necesidades de cada momento.

 

Ventajas de las puertas correderas

  • Ahorrar espacio: la ventaja principal de las puertas correderas es que nos sirven para ganar espacio en nuestra casa y poder aprovechar al máximo toda su extensión. Además, si instalamos una puerta corredera empotrada, podemos decorar la pared con cuadros o fotos de nuestros seres queridos; algo que no seríamos capaces de hacer con una puerta corredera tradicional.
  • Distintos ambientes: las puertas correderas son una buena forma para separar o juntar ambientes distintos de nuestro hogar. Si nuestra cocina y nuestro comedor están en habitaciones contiguas, con una puerta corredera podemos crear un espacio diáfano para invitar a nuestros amigos y familiares a comer, ¡sin perdernos parte de la conversación mientras cocinamos!
    Además, en habitaciones como el cuarto de baño, una puerta corredera nos puede servir para dividir el lavabo del inodoro.
  • Utilidad: también podemos encontrar puertas correderas en los armarios. Los armarios con puertas correderas nos sirven tanto para almacenar nuestros alimentos y utensilios de cocina, como para organizar nuestra ropa de manera ordenada en el dormitorio. Los armarios con puertas correderas pueden servir incluso para guardar tras ellos nuestra tv cuando no la estemos viendo.

Puertas correderas de distintos materiales

Las puertas correderas se fabrican en diversos materiales. Si optamos por adquirir una puerta corredera de madera, colocándola en nuestro salón podemos darle un toque hogareño y familiar, además de poder combinarlo con muebles de madera de estilo rústico, country o incluso boho. Si por el contrario, preferimos una puerta corredera de cristal tenemos dos opciones: una puerta de cristal diáfano sería perfecta para acceder al jardín de una casa con ventanales, mientras que una puerta de cristal opaco se podría colocar en el baño o en el salón, para conseguir una estancia luminosa y clara.

También podemos adquirir puertas correderas para el exterior y no solo para dentro de nuestro hogar. En este caso, las puertas más comunes son las que utilizamos en los garajes o en la puerta de entrada de nuestra casa. Este tipo de puertas correderas suelen ser automáticas y se pueden abrir cómodamente desde nuestro coche, sin que nos tengamos que bajar de él.

Instalar una puerta corredera en nuestra vivienda es una tarea que no requiere mucho esfuerzo. Con este pequeño cambio haremos de nuestro hogar un lugar diáfano por el que pasar de habitación en habitación sin tener que abrir y cerrar puertas a nuestro paso. De esta manera, tendremos la sensación de vivir en un loft de Nueva York sin tener que salir de España.

Próximas campañas