Rallador

Rallador

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Rallador:la guía Westwing

Aunque no seamos unos cocinillas ni seamos expertos como los cocineros que aparecen en el programa de televisión Masterchef, a todos nos gusta tener una cocina equipada con los productos y utensilios necesarios por si alguna vez nos sentimos inspirados y queremos sorprender a nuestra pareja o a nuestros amigos con un plato elaborado.

En Westwing queremos satisfacer todas tus necesidades en lo que a cocina se refiere. Además no queremos limitarnos a lo básico y ofrecerte solo neveras u hornos, sino que en nuestra web también podrás encontrar diferentes tipos de rallador e incluso utensilios para cupcakes para los más golosos.

Tipos de rallador

Dependiendo de las verduras y hortalizas que queramos rallar para elaborar nuestro plato necesitaremos un rallador específico que nos ofrezca el resultado perfecto. A continuación te presentamos varios tipos de rallador:

  • Rallador fino: es el adecuado para rallar cítricos u otros alimentos que requieran ser rallados finos como, por ejemplo, la nuez moscada.
  • Rallador doble: las cuchillas de este modelo cortan en ambos sentidos, de abajo a arriba y de arriba abajo. Es el rallador que normalmente se utiliza para rallar quesos y otros alimentos que sean un poco duros como algunas hortalizas.
  • Rallador grueso: el rrueso solo corta en una dirección y cuenta con unos orificios bastante grandes por lo que se suele utilizar para rallar quesos blandos, zanahorias y calabacines.
  • Rallador de estrella: el resultado de este rallador también es un rallado fino. Algunos de estos ralladores suelen tener una tapa de plástico con la que recoger el resultado de lo que hemos rallado.

Mil y un usos del rallador

Aunque a simple vista nos parezca un utensilio sencillo que simplemente sirve para rallar verduras como zanahorias o queso para la pasta, el rallador puede ser usado para muchas otras cosas. A continuación te explicamos algunos de los usos que les puedes dar a este utensilio de cocina:

  • Uno de los trucos que te presentamos es utilizarlo para retirar las partes que se nos hayan quemado del pastel o bizcocho, sin tener que desechar partes comestibles.
  • También podemos usar el rallador para rallar la mantequilla cuando necesitemos que esté blanda pero se nos haya olvidado sacarla de la nevera unas horas antes de elaborar nuestra receta.

Cómo limpiar un rallador

El mayor problema que nos puede presentar el rallador es que es complicado a la hora de limpiar debido a sus múltiples agujeros. Por eso te presentamos algunos trucos para poder limpiarlo sin que este utensilio de cocina haga que nuestro estropajo acabe hecho pedazos.

Uno de los trucos que te proponemos es rallar pan duro, esto hace que los restos de comida se desprendan de los agujeros y después podemos retirar las migas de pan duro que queden en el utensilio simplemente poniéndolo bajo el agua del grifo. También podemos usar un cepillo de dientes para esta tarea de limpieza, ya que sus cerdas no se quedarán enganchadas en los agujeros del rallador.